El United ya no es lo que era

El Manchester United ya no es lo que era. Ni es el equipo de leyenda que forjó Alex Ferguson ni tampoco el que fracasó estrepitosamente durante todos estos años con Van Gaal, Moyes y, por qué no, también con Mourinho. Contra todo pronóstico, Solskjaer ha conseguido asentar al equipo en una zona intermedia, sumar jugadores a la causa y formar un bloque al que, si bien no le da para pelear por la Premier o la Champions, sí que le da para competirle de tú a tú al gran Sevilla de Lopetegui.

Bajo la batuta de un Bruno Fernandes que llegó como regalo de Navidad para revitalizar a un vestuario carente de ilusión, los red devils han conseguido colarse entre los cuatro primeros en liga con todo merecimiento y sobre todo con la esperanza de que, quizás esta vez sí, el año que viene sea el de la recuperación definitiva. Y no tanto por el uso que se dé a la chequera en los despachos, sino porque los jugadores que ya están ilusionan de por sí.

Desde la irrupción de Greenwood hasta la recuperación de Pogba, que ha pasado de ‘recluso’ a hombre de club, el United es indudablemente más fuerte de mediocampo hacia delante, donde los Rashford, Martial y compañía pondrán en aprietos con su velocidad. Hacia atrás, y empezando con un Matic que vivió tiempos mejores, las dudas de Maguire, central más caro de la historia, y De Gea, que a priori no jugará, serán las que den todas las posibilidades al sevillismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *