La Orquesta de Cámara de Chile conmemora los 250 años de Beethoven

  • El elenco del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio ha preparado extractos de cuatro obras del compositor alemán, interpretadas de manera remota, para exhibir en redes sociales.

Una serie de cuatro videos grabados en confinamiento por miembros de la Orquesta de Cámara de Chile, elenco estable del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, comienza a exhibirse esta semana para conmemorar los 250 años del natalicio de Ludwig van Beethoven, genio —nacido el 16 de diciembre de 1770— cuyo legado ha influido de forma decisiva en la evolución de la música universal.

La pieza escogida para abrir el ciclo es el Minueto, tercer movimiento de “Septimino”, opus 20 en el catálogo del autor, una melodía muy conocida compuesta entre los años 1799 y el 1800. La obra está escrita para clarinete, fagot, corno, violín, viola, violonchelo y contrabajo, una combinación de instrumentos que luego fue usada como modelo para las formaciones con siete músicos, concediendo un destacado papel al clarinete, que actúa en cierto modo como líder de los vientos y contraparte del violín.

Este viernes 21 de agosto —justo al mediodía— se publicará la segunda entrega, que corresponde al primer movimiento del “Octeto para vientos” (Op.103), obra para dos oboes, dos clarinetes, dos cornos y dos fagots, escrita en 1792 poco tiempo después de partir de su natal Bonn hacia Viena, donde falleció en 1827.

La tercera entrega (lunes 24), corresponde a las siete primeras de las «12 Contradanzas para orquesta», publicadas bajo el n°14 del catálogo WoO, abreviación del alemán Werk ohne Opuszahl, “obra sin número”, que agrupa unas doscientas obras de Beethoven. El tema de la séptima danza es empleado por el alemán en otras obras: el ballet Las Criaturas de Prometeo, en el último movimiento de la “Heroica”, su Sinfonía n°3; y en las “Variaciones Heroicas”, la versión para piano de las Contradanzas.

El cierre del homenaje, a toda orquesta, (jueves 27) está reservado para el segundo movimiento de la Sinfonía n°7 (Op. 92), un Allegretto, donde Beethoven rompe con la tradición de usar el tempo Adagio o Lento para formular el contraste entre el Vivace (I Mov) y el Presto (III Mov). La forma corresponde más bien a una composición con variaciones de dos temas contrastantes. El primer tema comienza solo con las cuerdas. A medida que avanza el movimiento, se van introduciendo los demás instrumentos de la orquesta hasta llegar al tutti en fortísimo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *