Carreño: «Las reglas son las reglas, hicieron lo correcto»

Pablo Carreño, cuartofinalista del US Open gracias debido la expulsión de Novak Djokovic por pegarle un pelotazo de manera involuntaria a una jueza de línea, declaró que se quedó «en shock» en el momento del suceso y que estaba «preocupado» por lo que le había pasado a la auxiliar, antes de valorar como acertada la decisión del árbitro del torneo. El gijonés aclaró en rueda de prensa que creía que Djokovic «nunca» había querido «golpear a la jueza de línea», pero se remitió al reglamento: «Las reglas son las reglas. Este tipo de cosas nunca gustan. El árbitro y el supervisor hicieron lo correcto y no es fácil».

«No miré el momento en que lanzó la pelota. Estaba mirando a mi entrenador, en el descanso. Cuando me di la vuelta de nuevo, la jueza de línea estaba en el suelo. Le pregunté a los colombianos (cabal y Farah) que estaban en la grada si la pelota le golpeó y me quedé en shock», contó Carreño, que no podía ni imaginarse «vivir este momento jugando contra Novak. Así que también fue difícil para mí». «Fueron 10 minutos o 15 minutos. Pero hacía un poco de frío, así que tenía que estar preparado por si acaso había que continuar, pero finalmente Novak me dio la mano (un gesto antiprotocoloario) y se acabó todo».

Carreño, que apoya la nueva asociación de jugadores (PTPA) del balcánico, habló de «mala suerte» al definir lo que le pasó a Djokovic: «No, claro que creo que no fue intencionado. No creo que ninguno de nosotros, los jugadores, haga este tipo de cosas intencionalmente. Es algo solo el momento. Le rompí el servicio y él lanzó la pelota. Creo que fue mala suerte. No puede hacerlo, pero por supuesto creo que Novak nunca, nunca quiso golpear a la jueza de línea. Novak es un gran jugador, es una gran persona». Por otro lado, el español dijo que él «intento dar lo mejor» de sí mismo y ponerle «los mayores aprietos posibles en un partido muy difícil contra el número uno del mundo que llevaba 26 partidos sin perder». «Las posibilidades de ganar no eran muchas, pero las había y yo intenté llevarle al límite. Me quedo con las buenas sensaciones que tuve en la pista, jugando buenos puntos en momentos difíciles».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *