Los gruesos errores del «Plan Zeta» de Piñera, que fueron advertidos por otro informe de inteligencia durante el estallido

En las horas previas a que el Presidente Sebastián Piñera planteara que el país estaba en «guerra contra un enemigo poderoso», la Dirección de Inteligencia Nacional de Ejército (DINE), conducida por el general Guillermo Paiva, entregó a través del exministro de Defensa, Alberto Espina, el informe Nº2, de fecha 20 de octubre de 2019, en el que se atribuía a un «batallón de 600 agentes» de la inteligencia venezolana y cubana -quienes habrían ingresando clandestinamente a Chile- la autoría de diversas operaciones insurreccionales en el país que dieron origen a la revuelta de octubre, que derivó en estallido social.

Ver El «Plan Zeta» de Piñera: el informe de la DINE sobre la amenaza extranjera que hizo que el Presidente hablara de guerra

Como comandante de dichas operaciones, la inteligencia militar identificó a Pedro Carvajalino, o Karvajalino -como suele escribirse en RRSS- como el jefe en Chile del SEBIN (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional) a cargo de la cargo de la ofensiva insurreccional en el territorio nacional. Esta hipótesis militar, a la cual adhería plenamente el ex ministro Espina, tenía como sustento las propias declaraciones que había hecho Carvajalino en redes sociales el 19 de octubre donde celebraba el estallido social, las que se viralizaron rápidamente por la comunidad antichavista residente en Chile, quienes repudiaron y denunciaron, al agitador.

A diferencia de que lo sostenido en el informe del DINE, que ubicaba a este sujeto como cabeza de «la organización chavista gubernamental Zurda Konducta», los venezolanos en Chile sabían perfectamente que Zurda Konducta era un programa de televisión y que Carvajalino era su conductor y además un fanático tuitero de Nicolás Maduro. Los posteos que se generaron en ese momento denunciaban que Carvajalino se encontraban en el país, tal como el propio Carvajalino lo había sostenido a través una foto photoshopeada de sí mismo, donde se le apreciaba posando frente al Palacio de La M0neda.

Esta imagen consignada en el informe militar como evidencia de su presencia en el país, además de ser falsa, contrastaba con otra foto, esta vez real, de este personaje en Argentina. De hecho, a raíz de la efervescencia que generaron estos posteos de parte de la comunidad venezolana residente en Chile, la PDI -en aquel entonces- salió rápidamente a desmentir su ingreso al país.

No obstante ello, en un informe paralelo pero de la Agencia Nacional de Inteligencia, se aclara primeramente que Pedro Carvajalino no es ciudadano venezolano, sino colombiano, nacido en Barranquilla en 1983, y que recién en 2009  se desplazó a Venezuela «por la muerte de su profesor y amigo Alfredo Correa “supuesto” perseguido del gobierno colombiano.

Cómo apreciación, la inteligencia civil sostiene en su informe que en Venezuela esta persona no cuenta con el perfil como para ser un agente de inteligencia, toda vez que hasta que ninguna agencia seria o servicio de inteligencia publica abiertamente en redes sociales sus acciones, estrategias y además con su nombre real.  «Este sujeto es tendencia en redes sociales, vocifera y publica todas sus supuestas actuaciones de agitación y organización, situación que probablemente sea una estrategia comunicacional por parte del Gobierno de Nicolás Maduro para exacerbar sus capacidades o adjudicarse acciones que no son generadas por él».

Foro de Sao Paulo

La inclusión de este youtuber en el informe militar que fue entregado por el DINE a Piñera se sustentaba en una hipótesis mayor que buscaba explicar que los hechos de efervescencia social y actos de violencia generados desde el 18 de octubre tenían directa relación con el Foro de Sao Paulo, llevado a cabo en julio de 2019 en la ciudad de Caracas, Venezuela. Se desprende de este informe que fue allí donde se fraguó el estallido en Chile y que ciertas personas que participaron de este evento tuvieron participación en la organización y dirección de las actividades de manifestación orientadas a la desestabilización del orden Constitucional en Chile.

En el informe de la ANI, destinado a corregir la apreciación militar, que buscaba en el extranjero las causas internas que llevaron a Chile a experimentar el estallido social de octubre, que sostuvo que «en relación a lo indicado en el antecedente y que dice relación con el Foro de Sao Paulo y la participación de integrantes de partidos y movimientos de la izquierda latinoamericana, tendiente estimular y apoyar las protestas de los movimientos sociales y, entre otros, que solidarizan con el pueblo Chileno enfrentado a una supuesta agenda presidencial orientada a garantizar utilidades para el empresariado, es posible indicar que no existen antecedentes o evidencias suficientes para establecer que desde esta actividad (Foro de Sao Paulo) se organizó o planificó los hechos desarrollados desde el día 19/10/19 en nuestro país, mucho menos afirmar que estos hechos se encuentran articulados y dirigidos desde el gobierno de Nicolás Maduro. Sin embargo, a través de fuentes abiertas es posible sostener un aprovechamiento desde el gobierno venezolano de los hechos de efervescencia social actuales para atribuirse la organización de estos y lograr generar un impacto a nivel internacional en relación a sus capacidades y estrategias, en definitiva, demostrar algo que no es».

La evidencia del DINE

Como evidencia de la participación de ciudadanos venezolanos como organizadores de las manifestaciones en Chile y de los disturbios generados al alero de las concentraciones masivas, el informe Nº 2 del DINE -que presentó el general Guillermo Paiva y Espina al Presidente Piñera- se identifica a la ciudadana Venezolana, conocida en twitter como “JUDITH BELANDRIA” como organizadora de coordinaciones y llamados a participar en estos hechos de violencia en contra del Gobierno Chileno. Dicha imputación se realizó sobre la base de una publicación efectuada en los días previos al estallido y en la que llamaba a protestar el día 20 de octubre del 2019 a las 18:00 horas en el sector de Paseo Bulnes.

Esta supuesta prueba del Ejército y que ubicó a Judith Belandría como cabecilla de las manifestaciones en Chile, se desvirtuó con posterioridad al informe del Dine tras identificar que Josefina Judith Belandria Aldana, quien cuenta con Visa temporaria Refugio, es una conocida activista antichavista y antimaduro.

Es más, se comprobó que la convocatoria a manifestarse en el Paseo Bulnes, efectivamente existió pero el posteo databa del mes de marzo, o sea siete meses antes del estallido social. En aquella oportunidad, la convocatoria de Belandría era para expresar su apoyo al pueblo Venezolano en una actividad denominada “Una Vela por Venezuela», que fue liderada por Guarequena Gutiérrez representante de Juan Guaidó en Chile y ferviente opositora al régimen de Maduro.

 

Dos días después del inicio de la revuelta de octubre, que derivó en estallido social en todo el país, la Dirección de Inteligencia Nacional del Ejército evacuó un informe al Presidente Piñera en el que sostenía que un «batallón de 600 agentes clandestinos» había ingresado en Chile para llevar a cabo operaciones de insurrección. Fuera de identificar como comandante de los servicios de inteligencia venezolanos y cubanos a un conocido tuitero, youtuber y conductor de televisión en Caracas, el informe de la Dine establecía que la organización de los eventos de violencia en el país se había fraguado durante el Foro de Sao Paulo, realizado en julio de 2019. Como evidencia de la participación de ciudadanos venezolanos como incitadores de las manifestaciones se identificó también a una ciudadana venezolana, que tiene calidad de refugiada. Informes de inteligencia realizados en días posteriores, concluyeron, sin embargo, que no había ningún antecedente sólido que permitiera establecer una relación directa de los eventos en Chile con el citado foro. En este informe –realizado por la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI)– se corrigen, además, gruesos errores del informe militar y se despeja que la citada ciudadana venezolana en realidad es una conocida activista antichavista y que la convocatoria que había realizado para manifestarse en un paseo público había ocurrido, en rigor, siete meses antes del estallido, en una actividad liderada por Guarequena Gutiérrez, representante de Juan Guaidó en Chile y ferviente opositora al régimen de Maduro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *