Rakitic, versión Champions

Sin alardes pero con el mínimo de tranquilidad y fiabilidad que se le presupone a un futbolista de su categoría y su madurez, Ivan Rakitic cuajó ante el Chelsea en Champions League el que ha sido su mejor partido con el Sevilla hasta ahora esta temporada. Flanqueado a comienzos del duelo por Gudelj y Fernando y luego por Jordán, el centrocampista croata logró un muy buen ratio de pases completados (91 por ciento) y tuvo en sus botas la que pudo ser mejor ocasión del partido si hubiera encontrado a Suso, solo para quedarse ante el portero, en la derecha.

El pase se fue largo, un poco por falta de entendimiento y otro porque el gaditano, que no vivió una buena noche, la suele esperar al pie. El borrón no empaña la versión más fiable de Rakitic hasta el momento y quizá un esperanzador indicativo de que el 10, llegado este verano para ocupar el hueco de calidad de Banega, va mejorando hasta llegar a las expectativas que se crearon con su fichaje.

Julen Lopetegui lo resumía en la previa: «Estamos encantados de que Rakitic esté con nosotros. Él está conociéndonos y nosotros a él. Nos va a ayudar sin duda. Lo único que tiene que hacer es lo que sabe hacer: jugar a fútbol y ayudarnos. No le añadiría presión excesiva por ser quién es o por venir de dónde viene».

No quiere el técnico vasco que el indudable carisma de Ivan con la afición o su estancia en el Barcelona cree una presión excesiva sobre un futbolista que, por otra parte, ya ha mostrado la personalidad suficiente como para que no le afecten esos asuntos. El director deportivo Monchi, que fraguó su fichaje, es de la misma opinión: «Como todos los jugadores, Rakitic necesita adaptación aunque conozca ya la ciudad y el equipo. Cambia el equipo, la manera de entrenar, los compañeros… El esta poniendo todo por su parte y lo conseguirá».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *