Escaños reservados para pueblos originarios: derecha no se resigna al fracaso de su fórmula y la oposición teme que no se alcancen los votos en la Sala del Senado

Mapuches-Aton

Un pronóstico reservado tendrá el proyecto de los escaños reservados para pueblos originarios en el Congreso. Si bien el tema avanzó en la Comisión de Constitución del Senado, por 3 votos de la oposición contra 2 de Chile Vamos, lo que en la oposición destacaron como un logro “histórico”, la incógnita se instala respecto a lo que ocurrirá en la Sala donde debería ser puesto en tabla la próxima semana.

Pese a las tratativas desarrolladas en la previa finalmente no hubo acuerdo en la instancia, y a la hora de votar fue aprobada la indicación de la oposición que establece que serán 23 los escaños reservados para los representantes de las primeras naciones, y 14 de ellos deberán quedar en manos de miembros del pueblo mapuche. Estos escaños son aparte de los 155 convencionales constituyentes que estableció el acuerdo por una nueva Constitución, por lo que el número aumentará a 178 si llega a aprobarse.

La derecha, en tanto, aboga por una fórmula de 15 escaños elegidos mediante un padrón especial en los comicios de abril y que se restan de los 155 integrantes de la Constituyente.

De acuerdo al presidente de la instancia, el socialista Alfonso de Urresti, “es un avance positivo, pero sigue siendo preocupante que la derecha y el Gobierno insistan en una fórmula y número de escaños que subrepresenta a los pueblos originarios, quienes en el último Censo quedan consignados como un 12,8% de la población que vive en Chile. Además han levantado reserva de constitucionalidad frente al quórum para aprobar esta norma, tratando de subir el mismo y dificultar su aprobación final, situación que es lamentable”.

En la misma línea, el senador DC Francisco Huenchumilla advirtió que “quiero decir aquí con mucha claridad, a todas las personas pertenecientes a los pueblos indígenas de todo el país que esta Reforma Constitucional requiere de los 3/5 de los senadores y diputados en ejercicio. Hablando claramente, en el Senado se requieren 26 senadores que voten a favor de esta reforma. Ese número de 26 senadores no lo tiene ningún bloque: ni el bloque de gobierno ni el bloque de oposición. Eso obliga, a buscar los acuerdos (…) si esta reforma, si este artículo no tiene un acuerdo entre las fuerzas políticas, corre el riesgo de que no tengamos legislación, y no haya participación de los pueblos indígenas”.

Con todo, Huenchumilla calificó la instancia como “histórica, porque por primera vez en la historia del Senado y del estado chileno, estamos resolviendo la posibilidad de que los pueblos originarios puedan participar como sujetos colectivos, en un ejercicio de soberanía popular que tiene por objeto redactar una nueva Constitución para Chile”.

La derecha insiste en su fórmula

Tras la votación, Chile Vamos llamó a seguir buscando un acuerdo. Desde el oficialismo, aseguraron que durante los últimos días los parlamentarios manifestaron voluntad de avanzar en “fórmulas mixtas” que “conjuguen la participación y representatividad de los pueblos indígenas con el principio de igualdad y proporcionalidad del voto que impera en nuestro sistema electoral”.

“Esperamos que finalmente prime la voluntad en la oposición para construir un gran acuerdo transversal para incluir a los pueblos originarios en la Convención Constitucional, siguiendo las mejores prácticas a nivel mundial, que es lo que hemos planteado con la propuesta de Chile Vamos”, indicó el senador Evópoli Felipe Kast.

A juicio de la senadora UDI Luz Ebensperger, la fórmula de la oposición no es adecuada. «No podemos olvidar que aquí estamos frente a una modificación que se inserta en el contexto de un sistema electoral que ya existe. En ese sentido, es ilustrativo señalar que existen en nuestro sistema distritos de gran tamaño, mega distritos como Maipú que con más de 1 millón de electores tiene derecho a elegir 8 cupos. No tener esto a la vista en el debate pone en jaque el principio de la igualdad y proporcionalidad del voto entre los ciudadanos”, indicó.

“Estamos haciendo una propuesta que guarda sentido con el objetivo final de fomentar la participación política de las personas indígenas. Y nos parece de sentido común que, si estamos todos a favor de establecer un sistema de escaños reservados, este contenga las medidas de protección adecuada de forma que podamos evitar que personas no indígenas incidan o intervengan en este espacio reservado que se está creando. La única forma de garantizar eso es a través de un padrón”, señaló por su parte el senador RN Rodrigo Galilea.

Si bien en la oposición destacaron como un “avance histórico” la votación de ayer en la Comisión de Constitución del Senado, hay temores de cara al trámite en la Sala del Senado. Alfonso de Urresti (PS) advirtió que “sigue siendo preocupante que la derecha y el Gobierno insistan en una fórmula y número de escaños que subrepresenta a los pueblos originarios y además han levantado reserva de constitucionalidad frente al quórum”, buscando elevarlo de 3/5 a 2/3. Por su parte, el senador Huenchumilla (DC) también previno el “riesgo” que, ante la falta de acuerdos entre derecha y oposición, en sala no se alcancen los quórums y el proyecto pudiera fracasar. Tras la votación, Chile Vamos llamó a seguir buscando un acuerdo, pero no da su brazo a torcer con su fórmula de padrón especial. A su juicio, se trata de “una medida de protección adecuada de forma que podamos evitar que personas no indígenas incidan o intervengan en este espacio reservado que se está creando”, según explicó el RN Rodrigo Galilea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *