Zidane saca filo a su tridente

Para bien o para mal, la BBC marcó la historia reciente del Madrid a fuego y desde que se desintegró con la venta de Cristiano, Lopetegui, Solari y sobre todo Zidane andan a la búsqueda de un tridente que trinche de verdad. En la mente de Zizou, ese trío es la HBA: Hazard, Benzema y Asensio.

Las desgracias dejaron ese triunvirato ofensivo en un soliloquio de Karim, pero el belga y el balear andan reencontrándose en lo físico, afinando un frente ofensivo en el que Benzema se despertó un día como Kevin, ‘Solo en Casa’. En el primer día de la HBA en su versión 2020-21, el Madrid aplastó a un rival como solía hacer cuando Cristiano era el comandante supremo. Tres de los cuatro goles vinieron del tridente (dos Karim, uno Eden que al fin está aquí) y eso es significativo. El Madrid postconfinamiento no había logrado hacer un póker de tantos en los 20 partidos previos a la goleada de ayer. Han pasado ocho meses, la última vez fue el 1-4 en Pamplona el pasado 9 de febrero.

Será que ambos son francófonos, será que su fútbol bebió de fuentes comunes (Zidane) o un estilo que congenia (“Es una maravilla verles comunicarse en el campo…”, dijo Zizou el curso pasado), pero a Benzema se le nota más cómodo con Hazard que con el resto. Ante el Huesca sólo hubo que ver hacia donde basculó el galo. Más al lado del 7 blanco, al que le dio seis pases, que hacia el flanco de Asensio, con el que combinó sólo una vez…Benzema dio 29 pases en las inmediaciones de Hazard y apenas seis en la banda derecha ocupada por Asensio. Lo bueno para Zidane es que tiene dos de las tres aguijones revoloteando con sintonía entre ellos, sólo le queda incluir en esa danza al tercero. Ante la ausencia de ocasiones de gol, Asensio ha entendido que hay que bregar. Tomó nota del despiste en el Clásico (el gol entre Messi y Jordi Alba se inició en una desatención del balear) ahora intenta combinar un imposible, la chistera con el pico y la pala.

A la espera de un ‘upgrade’…

Zidane aspira a conseguir exprimir al máximo después este tridente antes de acometer el upgrade que quiere: Mbappé en 2021 y Haaland en 2022. Un futuro en el que quiere estar Vinicius, que no se resigna a ser espectador en el inicio del idilio Hazard-Benzema. Nada más salir le dijo ‘ahí lo tienes’ a Karim con un pase que pedía gol y el francés falló. No hubo recriminación inversa. Cómo encajar al energético Vinicius es el reto. “Hazard juega en la izquierda y la posición preferida de Vini es esa, veremos cómo lo vamos a hacer…”, fue lo único que pudo decir ayer Zidane. Es la HBA+V.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *