A los Warriors no les salen las cuentas por el coronavirus

Hubo un tiempo no muy lejano en el que Joe Lacob, uno de los dueños de los Golden State Warriors, se congratulaba de generar más ingresos que los Knicks y los Lakers, las dos franquicias con más valor de la NBA. Con la construcción del nuevo pabellón, el Chase Center, justo enfrente del viejo Oracle, sólo que cruzando la Bahía y cambiando Oakland por San Francisco, llegaban tiempos de bonanza como nunca habían visto los Warriors. Los cálculos eran ingresar 100 millones más al año gracias a ese edificio que propiedad de la franquicia al 100%. Todo lo que se celebrase en el nuevo pabellón, e iba a ser mucho más que partidos de baloncesto (conciertos, congresos, celebraciones, etc.), dejaría dinero en las arcas, así como la venta de entradas y, especialmente, la de los palcos privados, muchos de ellos alquilados por más de un millón por temporada.

Días después de las palabras de Lacob, el coronavirus hizo su aparición en Estados Unidos. La vida cambió, el baloncesto se paró, se dejaron de celebrar espectáculos multitudinarios y el arma definitiva de los Warriors para asaltar el cielo económico de la NBA, el Chase Center, su joya de la corona, dejó de dar dinero. Los más de 1.000 millones de dólares invertidos en levantarlo ya no parecen tan buena inversión en el corto plazo. Y todo esto, obviamente, puede tener su incidencia en el plano deportivo. Todos contábamos con unos Warriors volviendo al galope para reclamar su sitio entre los grandes de la liga en la 2020-21. Con Stephen Curry, Klay Thompson y Draymond Green sanos pueden hacerlo, pero puede que no se vean tan bien rodeados como pensaban.

Con el dinero que tienen comprometido ahora mismo en sueldos, el impuesto de lujo a pagar por la franquicia californiana es de 69 millones. Este cálculo se basa en el límite salarial que se había proyectado para la próxima campaña y que aún tiene que revisarse, seguramente a la baja, pero que la NBA ya ha avisado que no tiene la intención de que cambie demasiado. El margen de maniobra que tienen los Warriors para contratar jugadores no es muy grande. Entre Curry, Thompson y Green más Andrew Wiggins ya tienen firmados 121 millones para el año que viene. Traspasos aparte, eso les deja espacio para sumar contratos pequeños, ya sea de jugadores que llegan nuevos a la liga (tienen el número 2 del draft) o de veteranos.

Pero hay una excepción, una que se crearon el verano de 2019 cuando traspasaron a Andre Iguodala a los Grizzlies. 17.185.185 millones extra para pagar a repartir como quieran. Todos pensaban que los Warriors utilizarían este dinero para apuntalar un nuevo asalto al anillo con un gran secundario, pero ahora ya no está tan claro ni que se lo gasten. Las cuentas son las siguientes:

  • Si utiliza 10 millones de los 17, su impuesto de lujo aumentaría en unos 38.
  • Si utiliza 15 millones de los 17, su impuesto de lujo aumentaría en unos 64.
  • Y si utiliza los 17.185.185 millones, su impuesto se lujo aumentaría en unos 76.

Todas esas cifras hay que sumarlas a los 69 que ya van a tener que pagar de más sí o sí. Sin los ingresos del Chase Center, utilizar la trade excepcion de Iguodala, que por cierto caducará aproximadamente una semana después de que se abra el mercado de fichajes, ya no parece tan buena idea. De hecho, Anthony Slater, periodista de The Ringer, comentaba hace unos días que varias fuentes con las que hablado insisten cada vez más en que sólo utilizarán esos 17 millones si se pone a tiro una «oportunidad especial».

En línea con esto, Monte Poole, de NBC, analizaba las posibilidades de gastar ese dinero de forma realista. Las opciones más claras para él eran tres: Reggie Bullock y Wayne Ellington (Knicks), Rudy Gay (Spurs) o Kelly Oubre Jr. (Suns). Una lista de candidatos con la que no montarías una fiesta precisamente. Quizá Oubre Jr., que apenas cuenta con 24 años, puede ilusionar un poco más. Pero en general no son los mejores ejemplos de «oportunidad especial» que a uno le vendrían a la cabeza.

Pase lo que pase con la trade exception, los Warriors serán candidatos al anillo. Pero el coronavirus puede hacerles pasar de la categoría de Los Candidatos con mayúsculas, a unos candidatos más. En aproximadamente un mes tendremos la respuesta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *