La Real, un líder sólido y de cantera

La Real Sociedad sigue liderando la primera división. Por tercera jornada consecutiva. El equipo txuri-urdin estará otra semana más en lo más alto de la clasificación mientras espera la llegada del AZ Alkmaar holandés a Anoeta para jugar el primero de los partidos decisivos de la competición europea. Pero antes tiene que darle tiempo de paladear, aunque sea un poquito, uno de los momentos más dulces de los últimos años. No siempre se es líder de Primera haciendo un fútbol que es idealizado por todos. Porque así es este líder, una maravilla de líder. Da gusto ver jugar a esta Real, da gusto ver cómo le gana 1-4 al Celta en Balaídos, pasándole literalmente por encima, pero con la suficiente humildad de quien te apabulla como pidiéndote perdón, con respeto.

Así es esta Real de Imanol. Una Real líderl, sí; pero al mismo tiempo muy sufrida. Como quien se pone una coraza cuando le pasan cosas buenas esperando que en cualquier momento algo malo le va a ocurrir. Es como si en San Sebastián vivieran en un sueño del que temen despertar y que no sea una realidad, sino un sueño. Pero es tan real como Real. O Real como real. Está pasando. La Real es líder en solitario una semana más, y ya van tres. Que le quiten lo ‘bailao’. Aunque nada hace presagiar que ese mal momento que tanto temen vaya a llegar.

Este líder de Primera funciona como un rodillo perfecto. Y da igual quien interprete la melodía de Imanol. Salga el musico que salga triunfa. Es un seguro de vida. En Vigo hizo cambios Imanol, hasta cinco. Y la Real no sólo no se resintió, sino que mejoró. Tanto es así que no echó de menos a Mikel Merino. Alucinante. Y encima es un éxito basado en la cantera. Hasta 11 de los 16 jugadores que utilizó el oriotarra en Balaídos habían salido de la cantera de Zubieta: Gorosabel, Le Normand, Aihen, Zubimendi, Barrenetxea, Oyarzabal, Guridi, Guevara, Aranbarri, Merquelanz y Roberto López. La fórmula del éxito en San Sebastián vuelve a funcionar.

Y encima es una Real líder con todo merecimiento. A saber, ha marcado 8 goles, más que nadie; y ha recibido sólo cuatro, tan sólo superado en ese apartado por el Atlético. Y también tiene en su filas al máximo goleador de la liga, Mikel Oyarzabal. Esto es algo que hacía tiempo no se veía en Donostia. Nadie le puede discutir su liderato. Si el algodón no engaña, menos lo hace el vino. Y ya si David Silva marca con la cabeza su primer gol con la Real, apaga y vámonos. Oyarzabal y Wilian José por partida doble, con la inestimable colaboración de Portu, pusieron rúbrica aun liderato que de broma empieza a tener bien poquito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *