Un apagón le da la victoria al Viitorul de Rubén de la Barrera

El Poli Iasi-Viitorul Constanta correspondiente a la novena jornada de la Primera División rumana tuvo un final prácticamente inédito en el mundo del fútbol. Con el partido empatado a uno, Poli Iasi disparó a portería y, en el mismo instante en el que el balón traspasaba la línea de gol, los focos del estadio dejaron de funcionar, quedando el césped prácticamente a oscuras.

Aún quedaba más de media hora de encuentro, pero el árbitro no tuvo ninguna duda. Pitó el final y, tal y como figura en el reglamento, los tres puntos serán para el Viitorul que entrena el español Rubén de la Barrera, que perdía 2-1 pero acabará ganando por goleada (0-3).

Una hora de retraso

El encuentro, que se disputó en el estadio Emil Alexandrescu de Iasi, comenzó con una hora de retraso porque, de las cuatro torretas de iluminación, tan solo dos funcionaban correctamente. El cuadro local consiguió poner en marcha tres, el mínimo exigido por el árbitro, pero tan solo aguantaron hasta el minuto 10 de la segunda parte. Durante el entrenamiento previo al partido, Poli Iasi ya sufrió un fallo eléctrico.

Así las cosas, el Viitorul de Rubén de la Barrera, club propiedad del mítico exjugador rumano Gheorghe Hagi, logrará fuera del campo su tercera victoria de la temporada. Un triunfo que aliviará a un plantel que viajó a Iasi con once bajas debido a un brote de Covid. La próxima semana recibirán en casa al Dinamo Bucarest.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *