Acuña: «Quizá todavía soy más volante que lateral izquierdo»

¿Cómo le está yendo en estas primeras semanas con el Sevilla?

Bien, bastante bien. Estoy intentado hacer lo que me pide el técnico y adaptándome a mis compañeros.

Eso sí, el comienzo en resultados ha sido difícil. ¿Es lo que esperaba?

Claro que no es lo que esperaba. Uno siempre aspira a ganar todos los partidos. Pero el equipo hace muchas cosas bien y los resultados van a llegar porque trabajamos para ello.

¿Quizá le está afectando al Sevilla el cansancio?

Tenemos varias competiciones pero no creo que el cansancio sea una excusa. Un profesional tiene que estar preparado para jugar cada tres días.

¿Nota mucha diferencia entre LaLiga y Portugal?

Ya sabía que el campeonato español es diferente, por lo que veía en televisión y porque conocía a futbolistas que estuvieron en el Sevilla. Fede Fazio, con el que concidí en Ferro, me escribió. Y conocía a Lucas (Ocampos), Éver (Banega) y el Mudo de la selección argentina.

¿Le ha sorprendido algo?

La verdad es que sí. Aquí en España, o al menos en el Sevilla, se trabaja con más intensidad que en Portugal. Pero a mí me gusta mucho la intensidad, así que no hay problemas.

En Portugal comenzó a jugar de lateral hace bien poco. Antes era volante. ¿Y esa adaptación, cómo va?

Ya debuté de 3 en Ferro, hace muchos años. Quizá soy más volante todavía que lateral pero a medida que va pasando el tiempo te adaptas a la posición. Aunque en el fútbol actual todos los jugadores hacen de todo. Hasta los centrales atacan ya.

¿Si Lopetegui le quiere poner de extremo, se apunta?

De lo que quiera. También he jugado por la derecha, y de central.

Coincidió con un extécnico del Sevilla, Sampaoli, y con Jorge Jesús, otro entrenador de mucho carácter, en el Sporting de Portugal.

Son dos técnicos muy exigentes, como Lopetegui. Sampaoli me puso de carrilero en la selección y Jorge Jesús me enseñó a marcar para jugar de 3.

Es de Zapala, provincia de Neuquén. En la Patagonia.

Sí, de allí. Donde nace el viento. No es fácil jugar al fútbol con tanto viento, no. Pero es un lugar bonito y tengo amigos, de esos que se extrañan.

El primer futbolista de esa provincia argentina que ha vestido la albiceleste. ¿Se hace más difícil triunfar para un chico tan lejos de las grandes ciudades y de Buenos Aires?

Es que es muy caro y complicado ir a Buenos Aires. Desde los 13 hasta los 17 probé en Quilmes, River, Boca, San Lorenzo, Argentinos, Tigre… A los 15 le hice una promesa a mi madre: iba a ser jugador profesional. Y con 17, ya casi se acababa el tiempo, encontré sitio en Ferro Carril Oeste.

En las inferiores de Ferro casi se vuelve a casa porque le robaron tres veces…

Sí, me robaron. No tenía pensión al comienzo y tuve que alquilar una habitación en Floresta. De allí a Caballito me tomaba hora u hora y media en transporte público.

Dicen que Sevilla se parece mucho a Buenos Aires. El clima, la pasión de la afición… ¿Le parece?

No sé decir aún porque por culpa de la pandemia no se puede jugar con gente en los estadios. No lo he podido sentir, pero me han dicho mis compañeros que el ambiente es espectacular. Un poco como Buenos Aires, puede ser.

Y el Sevilla, con Ocampos y Franco Vázquez, un poco argentino.

A Lucas y al Mudo les conocía de la selección. Por supuesto que eso ayuda más a la adaptación. Todo el vestuario es muy bueno.

¿Tiene algún ídolo, argentino o no?

El futbolista que más me ha marcado es Riquelme, por cómo marcaba los tiempos, cómo aguantaba la pelota y la pegada que tenía. Esas cualidades son importantes para cualquier jugador.

Riquelme tiraba grandes faltas y dicen que usted también. ¿Le veremos hacerlo en el Sevilla?

Si me dejan lo haré, aunque en este equipo hay grandes pateadores. No lo he pedido porque ya está marcado quién lo hace, estoy esperando a que llegue mi oportunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *