Coca-Cola va a eliminar la mitad de su catálogo de bebidas

La gran empresa de bebidas Coca-Cola no vive su mejor momento. Como gran parte de compañías, se ha visto afectada por las crisis sanitaria y económica causadas por la COVID-19. Por eso, la firma anunció su intención de reestructurar su catálogo eliminando alrededor de 200 bebidas, prácticamente el 50%, porque más de la mitad de las marcas que comercializan solo suponen un 2% de la facturación anual, según explicó James Quincey, CEO de la empresa. Así, podrán apostar por “las bebidas con mayor potencial de hacer crecer la base de consumidores aumenten su frecuencia y lideren los márgenes”.

Todavía no se han detallado qué marcas dejarán de fabricarse, pero algunos analistas se aventuraron a decir que serían aquellas que pertenecen al catálogo de bebidas de hidratación, como Dasani, Powerade o Vitamin Water. Además, el pasado mes de junio la compañía anunció la desaparición de Tab, Zico y Odwalla.

Las ventas han bajado a causa de los confinamientos

La nueva estrategia de la compañía pasa por focalizarse en las marcas de mayor expansión para poder paliar la caída de ingresos experimentada debido al confinamiento y a los cierres y limitaciones impuestos a la hostelería.

Los ingresos netos entre julio y septiembre bajaron un 9%, hasta los 7.355 millones de euros, debido a la caída de la venta de las bebidas fuera de casa, ya que algunos restaurantes continúan cerrados y los ciudadanos cada vez cenan menos fuera de casa. Las ventas habían mejorado el trimestre anterior, pero muy poco, según explicó la propia compañía. No obstante, pese a esta caída, Coca-Cola superó las expectativas de los analistas al ingresar unos 250 millones de euros, según datos de Refinitiv.

En cuanto a su división ibérica (España, Portugal y Andorra), la compañía sufrió un desplome del 28,5% en el primer semestre con respecto al año anterior debido al confinamiento. Esto hizo que fuera la zona de Europa donde más cayeran las ventas. Pese a ello, logró unos ingresos de 917 millones de euros. Eso sí, la mayor caída se dio en el segundo trimestre del 2020, con un 48% menos de ingresos que en el mismo periodo del año anterior

Las bebidas de té y café han sufrido más

Por tipos de bebidas, las relacionadas con el té y el café son las que más caídas han sufrido, con un 15% menos de ventas. Les siguen las bebidas deportivas y de agua han caído un 11%. También sufrieron sus filiales especializadas en zumos, lácteos y bebidas de origen vegetal al caer un 6%. En cambio, los refrescos con gas fueron los menos afectados, con una caída de solo un 1% en volumen. Entre estos últimos se encuentran sus marcas insignia, las que mejor han resistido y aportan gran parte de los ingresos: Coca-Cola, Fanta y Sprite. Por su parte, la demanda de Coke Zero Sugar y las bebidas de marca registrada Coke elevó la categoría, aunque en general se vio afectada por la caída en el negocio de las fuentes en América del Norte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *