La solicitud de la OMS para proteger al personal sanitario

Las cuarentenas pueden ser muy tediosas. No es agradable pasar días aislados en nuestra propia casa sin poder ver a nadie. Pero es necesario cumplirlas para eliminar al coronavirus y, a su vez, proteger los sistemas sanitarios, según ha insistido el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus. De hecho, él mismo se encuentra en cuarentena. «Me encuentro bien, no tengo síntomas, pero realizaré la cuarentena. Es esencial que todos cumplamos con estas directrices sanitarias para lograr romper las cadenas de transmisión, eliminar al virus y proteger los sistemas sanitarios«, afirmó durante una conferencia en la que participó desde su domicilio.

Tedros anunció el domingo haber estado en contacto con una persona que había dado positivo en COVID-19, por lo que decidió aislarse. A pesar de las preguntas de la prensa, la OMS mantuvo en reserva si esa persona forma parte del círculo profesional o personal de Tedros.

El sistema sanitario es la base de la respuesta

Para el director general de la OMS, invertir en Sanidad no es una inversión de futuro, sino que es la base de la respuesta «de hoy al virus». Así, ha señalado que la sanidad pública es «más grande que cualquier persona». «Si invertimos en los sistemas sanitarios y en los trabajadores sanitarios podremos controlar al virus y seguir avanzando juntos para solventar este reto».

Un sistema sanitario que se puede proteger precisamente cumpliendo estas cuarentenas, entre otras medidas. Tedros ha informado de que durante este fin de semana «muchos países» han controlado la transmisión del virus, aunque ha avisado de que, en otras muchas regiones, como en Europa o en Norteamérica, los casos «siguen creciendo». «Estamos en un momento crítico para que los líderes actúen y las personas se junten en un objetivo común. Todos podemos desempeñar un papel a la hora de controlar la transmisión y ya hemos visto que es posible hacerlo», ha aseverado antes de advertir de que en algunos países los hospitales comienzan a estar saturados, «lo que deja a los trabajadores sanitarios en una situación difícil».

Protocolo de la OMS

El director general evitó responder a esa pregunta, así como a la relacionada con la pertinencia o no de someterse a una prueba de diagnóstico. En su lugar, Mike Ryan, director de Emergencias Sanitarias de la OMS, respondió que en la OMS existe un amplio sistema de detección de casos y rastreo de contactos que cubre a todo el personal de la organización, que además se encuentra en su mayor parte en teletrabajo. Sólo «unos pocos» casos han ocurrido en el edificio de la OMS y la mayoría se contagió en sus actividades personales, dijo, aunque no cifró el número de afectados.

Sobre Tedros, Ryan afirmó que el protocolo en vigor indica que una persona que ha tenido contacto con un caso positivo debe guardar cuarentena y que la decisión de hacerse el test dependerá de si tiene síntomas.

Las protestas son compresibles

Por otra parte, Ryan se mostró comprensivo al comentar las protestas vividas durante los últimos días en varias ciudades europeas, incluidas en España, algunas de las cuales derivaron en actos violentos: «La gente está frustrada y tiene derecho a estarlo, todo el mundo quiere volver a una vida normal».

En este sentido, afirmó que la gente tiene derecho a cuestionar las medidas restrictivas tomadas por los gobiernos, aunque lo ideal sería que existiesen canales de diálogo entre la comunidad y sus autoridades tomar las medidas de forma consensuada. No obstante, reconoció que ante la gravedad de la segunda oleada de la pandemia en Europa algunos gobiernos se han visto obligados a reaccionar de forma rápida, lo que puede causar reacciones adversas entre la población. Las autoridades nacionales en Europa, añadió, afrontan una situación «muy, pero muy difícil; podemos discutir cómo se llegó a esta situación, pero no podemos discutir el hecho de que es grave y que necesitamos sacarnos de encima este virus«, declaró.

La OMS considera que las opciones para frenar la pandemia son limitadas en estos momentos, por lo que pide que, a pesar del descontento, las poblaciones las apoyen. «Las comunidades tienen el derecho a protestar en las sociedades modernas, aunque los gobiernos no lo tomen siempre bien, y estos también deben ser responsables, como lo somos nosotros (en la OMS), por sus actos», comentó Ryan. Por tanto, sostuvo que las protestas son buenas, siempre y cuando se realicen de forma «segura y no aumenten el riesgo de transmisión de la COVID-19, y que, obviamente, sean pacíficas».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *