Yunus Musah, gol de velocista

Yunus Musah hizo contra el Getafe un gol de velocista. El neoyorkino, con sangre ghanesa, infancia italiana y pasaporte británico, recorrió cual galgo los 49 metros que separaban el punto de Mestalla donde recibió el balón y desde el que lo golpeó directo a la red de Soria. Yunus necesitó de cinco toques al balón -cuatro con pierna derecha, uno con la izquierda- y tardó solo seis segundos en recorrer tal distancia. La media de su carrera fue de 29,4 km/h. Su punta de velocidad, según dato de LaLiga, 33,4 km/h, quedándose cerca del esprint más rápido de la pasada Champions, que lo firmó Mbappé contra el Bayern (33,9 km/h.).

Yunus Musah, al que lleva a entrenar su hermano Abdul porque hasta el 29 de noviembre no cumplirá 18 años, se ha colado por sus méritos -y por obra de Gracia- en la Generación Covid, ese elenco de jóvenes con talento llamados a liderar la Liga (Ansu Fati, Pedri, Joao Félix, Vinycius, Kubo, Isak, Pau Torres, Koundé o Kang-in). Yunus, que ha jugado el 75% de los minutos de Liga, ha roto registros en el Valencia, donde su explosión es una sonrisa entre tanta lágrima.

Es uno de los 17 futbolistas que debutaron con el Valencia siendo aún menores de edad; es el más joven en hacer gol en Liga en el Siglo XXI y el segundo en 101 años del club (Mena, en 1941, marcó con menos edad); y es el primero en sumar 7 partidos en Primera con el Valencia antes de los 18 años. Gayà no jugó tanto hasta los 19 años y 4 meses y Kang-in hasta los 18 años y 7 meses. Yunus superó contra el Getafe a Ferran, que era el más precoz en alcanzar tal cifra (18 años y 10 días).

Yunus empezó en Italia como portero-regateador

«A mí me da igual dónde jugar, solo quiero jugar, aunque sea de portero». Lo dijo Yunus el día de su debut y no es una frase hecha. Yunus empezó como portero. Mejor dicho, como portero-regateador. “Su padre le trajo a entrenar, él tenía 6 años y era el turno de niños de 8 y 9 años; nos pidió ser portero por miedo a los contrastes. Hizo una parada, la primera, se puso el balón en los pies y llegó hasta la portería rival, marcando gol. Fue increíble», recuerda Giulio Rinaldi a AS, su entrenador en el Giorgione italiano, donde jugó Yunus hasta que se fue a Londres. «Era un truco que usábamos, recuerdo una final contra Bassano. Ganamos 5-2 y Yunus, como portero, marcó 3 goles y dio 2 asistencias; era tan rápido que, si perdía el balón atacando, le daba tiempo para regresar a su portería».

De Italia a Inglaterra: el porqué de su fichaje por el Arsenal

Yunus se fue a Londres en 2012. Le quiso el Chelsea, Watford y Tottenham. Su familia se decantó por el Arsenal porque le ponían un profesor privado en los viajes. «Sus padres y hermanos son clave en su formación y lo serán en su éxito», apunta el director deportivo del Olympique Pablo Longoria, que ya le tenía en su radar cuando era scouting de la Juventus y que le fichó para el Valencia.

El Valencia le fichó pagando solo derechos de formación

Longoria le convenció en agosto de 2019, tras un exhaustivo trabajo de fidelización y sin más coste que los derechos de formación, pese a que era fijo con Inglaterra Sub’18. Yunus, con contrato hasta 2022 y con cláusulas favorables para que el club le renueve, casi se pierde por los vaivenes del Valencia. De un día para otro, pasó de entrenar a diario con Marcelino y estar inscrito en la Champions a ser quitado su nombre de la misma y relegado al filial (e incluso al Juvenil) tras el despido del asturiano y el adiós de Alemany. Pero a Gracia su talento no le ha pasado desapercibido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *