Al Leganés le va mejor cuando menos tiene la pelota

El Leganés es un equipo hecho para ser gallito en Segunda. En Butarque no mencionan demasiado en alto el objetivo real del ascenso a Primera por temor a que la exigencia lastre los resultados, pero de puertas para adentro no existe otra misión que subir. Para ello, José Luis Martí ha desplegado un sistema de juego ambicioso, con ramalazos ofensivos al que, sin embargo, le está costando superar la asignatura de la posesión, uno de sus baremos más llamativos en estas diez primeras jornadas del campeonato.

De media, ni en casa (49,5%), ni fuera (49,8%) está logrando este Leganés ser más dominador en el manejo de la pelota que sus rivales. El dato medio del Lega es del 49,6% en total. La 13ª posesión del campeonato. En cabeza, el Almería (62,2%), el Rayo (58,5%), el Castellón (56%) y el Espanyol (53,1%).

Sucede, con todo, que el dato tiene algo de truco. Porque sí, ha habido partidos en los que el Leganés que ha sometido (y mucho, por cierto) a su rival. Como ante el Girona, cuando acabó teniendo la bola un 60,2%. En ese duelo (derrota 0-1) el Leganés acabó amasando el esférico y generando ocasiones (dio un balón al palo) pero no le sirvió para nada.

En el lado opuesto se sitúa su peor dato hasta ahora en el noble oficio de tener el esférico. Contra el Mirandés, el pasado domingo, el Leganés sumó su posesión más pobre (acabó con un 41,7%), pero terminó ganando gracias a un golazo de José Arnáiz. En el fútbol, a veces, no todo son estadísticas.

Mejores resultados con menos posesión

En el caso del Leganés sirven para escenificar la evolución de un proyecto que se ha construido para ser dominador. Y en el inicio de temporada lo logró. En las primeras cinco jornadas sólo ante el Cartagena (43%) perdió la posesión con sus rivales. Sirva como ejemplo que en esas primeras jornadas del campeonato Rubén Pérez fue el jugador con más pases buenos de todo el campeonato.

Sin embargo, en las últimas cinco jornadas el Leganés ha perdido la posesión en todos sus partidos salvo ante el Oviedo (54%). Ahora Rubén ha caído hasta la 8ª posición, no tanto por demérito propio, como porque el Leganés no domina tanto. Una situación, la de controlar el balón, que suele ejercer en las primeras partes, pero que cede más en las segundas, cuando con el resultado a favor, el Leganés se repliega.

En estas situaciones suele Martí tirar de medios centros para poblar el centro del campo en una medida de corte defensiva que, a priori, podría hacerle más favorable a tener la pelota, pero que no suele frenar el dominio del balón del rival. Y pese a todo, precisamente es en estas últimas cinco jornadas donde el Leganés ha sacado mejores resultados, con tres victorias, dos derrotas y un balance de cinco coles a favor, y dos en contra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *