El código binario del maillot rojo

En el imponente Mirador de Ézaro, Primoz Roglic recuperó el liderato y dio un gran paso (ni mucho menos definitivo) para conquistar su segunda Vuelta a España de manera consecutiva. Tras 14 etapas, ha habido múltiples cambios de líder, pero repartidos únicamente entre dos corredores: Primoz Roglic y Richard Carapaz, que han demostrado ser los más fuertes de la carrera hasta el momento, aunque no deben descuidarse ante el empuje de Hugh Carthy. El británico se está destapando en esta ronda y es el ‘primero’ del resto. Además, no se conforma: «Claro que quiero ganar esta Vuelta», dijo en meta tras la contrarreloj, aunque por el momento esloveno, especialmente, y ecuatoriano aparecen con más opciones.

Cuatro son los cambios de portador del maillot rojo en esta Vuelta, sin contar la primera etapa porque hasta entonces no era de nadie. La sucesión es la siguiente: Roglic-Carapaz-Roglic-Carapaz-Roglic. Un código binario que se repite. El primero en vestir la prenda fue el esloveno en la jornada inaugural en Arrate que, a decir verdad, volvía a ponérsela más de un año después de lucirla en lo más alto del podio de Madrid. En la sexta etapa, con final en Formigal, Carapaz demostró que iba con todo a por esta Vuelta y se vistió por primera vez de líder bajo la lluvia aragonesa. De esta forma, llegaba la primera jornada de descanso con el ecuatoriano en cabeza.

Todo cambió en Suances, en la décima etapa, y con polémica. En un final exigente, Roglic se impuso en la ciudad cántabra y, además de la bonificación, los comisarios le dieron tres segundos de ventaja sobre el grupo de Carapaz, algo que enfadó al Ineos que al día siguiente incluso tanteó hacer un boicot a la UCI por temas de reglamento y con ambos empatados a tiempo en la general. Finalmente, no fue a más. Roglic perdió el rojo poco después, en la 12ª etapa con el desenlace en el mítico Angliru, aunque fue una pérdida sin mucho drama: solo se dejó 10 segundos con su gran rival, consciente de que en la contrarreloj podría recuperarlos. Carapaz pasó las dos jornadas de descanso de esta Vuelta con el rojo en su habitación pero, como era de esperar, Roglic se impuso en el Mirador de Ézaro y se aupó al liderato. Cuatro etapas ya para el exsaltador de esquí mientras que, por ahora, el de Tulcán aún no se ha estrenado. Ahora la diferencia es de 39 segundos a favor de Roglic. ¿Habrá más cambios en la posición más privilegiada hasta Madrid? La carrera no está terminada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *