La jornada 14 de La Vuelta: una etapa incontrolable

La Vuelta 2020 no condensa toda su dureza en la última semana, al menos no la propiamente entendida como las etapas de más desnivel acumulado. En su lugar, la organización sí ha previsto las etapas más largas de la carrera. Así aparece esta 14ª jornada entre Lugo y Ourense, que será la primera de toda la prueba que supere los 200 kilómetros (y la segunda más larga), pero que estará lejos de tener un terreno totalmente llano.

La etapa transcurrirá por un trazado típicamente gallego, sin ascensiones de mucha entidad, pero con continuos repechos para configurar una jornada rompepiernas. Ese recorrido quebrado hará que todos los equipos que hasta el momento no hayan conseguido un triunfo de etapa intenten colar a representantes en los cortes que se vayan formando, lo que podría dotar al día de mucha velocidad. Al menos, en su tramo inicial.

De los equipos con velocistas y del estado de forma de estos podría salir la intención de controlar la carrera, aunque el trazado ratonero no invite a ello, más si la meteorología no acompaña. Si encima se añade que los aspirantes a la general notarán el tremendo desgaste de la crono, todo hace prever que la victoria y la batalla se dé entre los cazaetapas.

«Primera etapa de mas de 200 km y ya cuando la carrera se acerca a su desenlace final. Un terreno típico de Galicia, donde el ciclista tiene la sensación de que sólo sube y baja, nunca rueda tranquilo. Por eso no se puede hablar de transición, ya que los ciclistas de la general, aunque no haya terreno para nada importante, acumulará mucho desgaste. De cara al vencedor de la etapa, las escapadas deben ser protagonistas. Ojo al agua, aunque tengo que decir que mi impresión como corredor era que las carreteras de estas zonas están mejor preparadas para la lluvia y no se convierten en zonas tan peligrosas como cuando llueve por el sur. Pero, claro, el peligro de un terreno mojado sigue existiendo».

Favoritos Fantasy La Vuelta by Carrefour

Las apuestas para la etapa estarán más abiertas que nunca porque todo dependerá de quién logre meterse en el corte bueno y poder rematar en la meta ourensana. A estas alturas, se esperan ciclistas fuertes que hayan marcado la etapa en rojo. El Astana, con nombres como Gorka Izagirre, Omar Fraile o incluso Aranburu tienen varios de ese perfil.

Apuntes históricos

Lugo aparece en el recorrido como la cuarta vez que acoge una salida de La Vuelta, aunque la capital lucense ha estado más presente en los últimos tiempo como zona de paso o como meta, la última en 2016 con victoria del colombiano Atapuma. La última vez que Ourense fue protagonista de La Vuelta fue en la ‘gallega’ edición de 2016 que arrancó en el Balneario de Laias. A la ciudad la carrera ha llegado en nueve ocasiones, las dos últimas (1994 y 1995) con victoria de Laurent Jalabert.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *