Las embarazadas cuentan con más riesgo de sufrir complicaciones por la COVID-19

Las investigaciones que siguen desarrollando los científicos para esclarecer cómo actúa el coronavirus continúan descubriendo nuevos aspectos de la enfermedad que se desconocían hasta ahora. Uno de estos últimos trabajos ha desvelado que las mujeres embarazadas son un grupo de riesgo debido a que pueden sufrir complicaciones en caso de contagiarse.

El estudio, que ha sido realizado por el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), ha determinado que este sector de la población no tiene más probabilidades de infectarse que el resto, pero puede ser susceptible de contar con más riesgo que las mujeres no embarazadas de padecer la enfermedad de una forma más grave.

Así, las gestantes tienen más probabilidades de tener que ser atendidas en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), necesitar ventilación mecánica o incluso de fallecer que las que no se encuentran en esta situación. El CDC alcanzó esta conclusión tras analizar el impacto del coronavirus en 400.000 mujeres sintomáticas, de las cuales 23.400 estaban embarazadas.

“Aunque los riesgos absolutos de resultados graves para las mujeres eran bajos, las embarazadas tenían un mayor riesgo de sufrir una enfermedad grave asociada a la COVID-19″, explica el estudio desarrollado por el organismo estadounidense.

Más decesos e ingresos en la UCI

Esta investigación halló que las mujeres embarazadas fueron ingresadas con mayor frecuencia en la UCI que las que no lo estaban (10,5 casos por 1.000 frente a 3,9) y que el riesgo de necesitar ventilación invasiva entre estas personas era claramente superior (2,9 frente a 1,1), al igual que de requerir ECMO (0,7 frente a 0,3).

Asimismo, el estudio del CDC comprobó que la probabilidad de fallecer era mayor entre las gestantes que en el resto, especialmente cuanto mayor era la edad de la paciente. “Se notificaron 34 muertes (1,5 por 1.000 casos) entre 23.434 mujeres embarazadas sintomáticas y 447 (1,2 por 1.000 casos) entre 386.028 mujeres no embarazadas, lo que refleja un aumento del 70% en el riesgo de muerte asociado con el embarazo”, relata el estudio.

Las posibles causas

Los científicos apuntan a varios aspectos para explicar este fenómeno y señalan que una de las principales causas de un mayor impacto de la enfermedad en las embarazadas puede deberse a los cambios fisiológicos que se producen durante la gestación. Entre estos cambios está el aumento de la frecuencia cardíaca y el consumo de oxígeno; la disminución de la capacidad pulmonar; el alejamiento de la inmunidad mediada por células; y un mayor riesgo de padecer enfermedad tromboembólica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *