No soporto la milonga de la edad

En el deporte de elite no existen los duros a cuatro pesetas. El que triunfa y se mantiene durante mucho tiempo haciendo ochomiles es por una simple cuestión de talento, constancia y tenacidad. Por eso, los que se empeñan en prejubilar a algunos deportistas aferrándose simplemente a su edad me demuestran una falta de conocimiento y de perspectiva que resulta frustrante. Cristiano se fue del Madrid, problemas con Hacienda aparte, porque con 33 años el club consideraba que ya estaba iniciando su declive futbolístico. Pues lleva dos años hinchándose a meter goles en Italia y con la selección portuguesa, batiendo récords.

El genuino Ibrahimovic tiene al Milan en la cumbre de la Serie A gracias a sus goles gimnásticos. Y eso que tiene 39 años… Ayer mismo el Oporto anunció la renovación de Pepe, nuestro Pepe, por tres temporadas más. Tiene 37 años y se retirará con 40. Es titular fijo con el campeón de la liga portuguesa y con su selección. Y pensar que el Madrid le negó en 2017 la renovación porque pedía dos años en vez de uno… Y más tarde se pagaron 50 millones de euros por Militao para que sea un simple suplente. Y no olvidemos que Feliciano López, a sus 39 años, casi frustra ayer en París la victoria número 1.000 del gran Rafa Nadal. Por eso, espero que tanto Zidane como el club rectifiquen su planteamiento con Modric. Luka tiene 35 años, pero sus piernas y su visión de juego siguen en fase adolescente. Sin él, un Madrid desnortado y sin brújula en el juego. Con él y en los pocos ratitos que Zizou le deja, el equipo manda y gana. Nuestro Balón de Oro se merece otro trato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *