Van de Beek no encuentra su sitio

Dentro de poco se cumplirán dos meses del debut de Donny Van de Beek con el Manchester United y las estadísticas más básicas, frías, objetivas, son las siguientes: diez partidos jugados, cuatro como titular, sólo uno completo y un gol, precisamente el día de su estreno. Lo que podría ser un inicio lento, quizás hasta entendible dentro del periodo de adaptación que puede sufrir un extranjero al llegar a Inglaterra, se ha juntado con una mala racha de resultados que está condenando al conjunto de Solskjaer, que es 15º en la Premier League y que ayer por la noche cayó en Turquía contra el Istanbul Basaksehir en la Champions League.

Van de Beek no encuentra su sitio en el Manchester United. También puede decirse que no se lo encuentran. El fichaje más caro de este verano en Old Trafford (45 millones de euros) tiene cerrada la puerta de la titularidad, al menos en su posición ideal. Si Solskjaer no lo pone con regularidad es porque prioriza a Bruno Fernandes, con el que comparte demarcación detrás del delantero. El portugués ha sido capital desde su llegada a los diablos rojos hace ya casi un año y Van de Beek, hasta la fecha, no ha amenazado su presencia. Sin ir más lejos, de las cuatro titularidades de Van de Beek no hay ninguna en la Premier League: dos en la Champions, dos en Copa. Y el dato relevante: sólo una de esas cuatro, la de ayer, fue con Bruno Fernandes, en la que el holandés vio retrasada su posición para alinearse más cerca de Matic y alejarse del área rival, mientras el luso mantenía sus galones como mediapunta.

Los números tampoco engañan si se mira la media de minutos que disputa Van de Beek. El único partido completo que ha disputado fue contra el Brighton, en copa, y su media de minutos por partido es ligeramente superior a la media hora. Esos datos los consigue a pesar de la Premier League, donde su mayor participación ha sido de 23 minutos: un día entró en el último minuto contra el Brighton, apenas jugó un cuarto de hora hace una semana cuando el Arsenal iba ganando en Old Trafford y hace dos, en el empate contra el Chelsea, un rival directo, ni siquiera se movió del banquillo. Si el foco lo giramos a la Champions, también entró al borde del descuento en el Parque de los Príncipes, en otro partido decisivo frente al PSG. Un fichaje millonario para jugar el tramo final de los partidos.

El problema de Solskjaer es acoplarlo en su alineación ideal, donde existen de forma fija un mediocentro (Matic), un mediapunta (Bruno Fernandes), dos extremos (Rashford y Greenwood) y un delantero (Martial). La pieza que falta, que suele ser Pogba dependiendo de las rotaciones, es la gran incógnita si se quiere acoger a Van de Beek, aunque eso todavía no arreglaría su área de influencia, ocupada por Bruno Fernandes. Por ello, el holandés ya ha sido utilizado en banda o como interior. No está siendo fácil su llegada al Manchester United, que sin embargo tiene muchos otros problemas más importantes: precisamente, la causa de sus derrotas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *