Messi, contra el ruido

EI paseo viral de Messi mientras un central del Dinamo de Kiev conducía el balón hacia territorio del Barça en el minuto final del partido del pasado miércoles, ha trasladado el debate sobre el argentino de lo futbolístico al esfuerzo. Una buena manera de equivocar el tiro y una manera injusta de tratar a un futbolista que se toma esas licencias hace años. Y no es precisamente la actitud lo que se le puede discutir a Messi en este principio de temporada. Sí el acierto. Messi ha tirado 46 veces, pero sólo 23 de esos intentos han ido a puerta y sólo cuatro han besado la red. Cuatro penaltis. El acierto no debe confundirse con el esfuerzo y menos en un jugador que ha entregado tanto a un club, pero esta es la crueldad de este juego.

En esa atmósfera se juega el Barça-Betis de hoy. Un partido que también es una mezcla de humores con morbo (sigue el encuentro en directo en As.com). El buen rollo de Joaquín contra el hieratismo de Koeman, al que también se ha criticado por su supuesta indiferencia en el banquillo. Pero a Koeman no le pagan por ser un hooligan en la banda, sino por reflexionar y encontrar soluciones futbolísticas. En ello está, aunque el Barça, más allá de apariciones felices como Ansu y Pedri, está un pasito pa’lante y otro patrás.

El Betis, mientras, también necesita cierta estabilidad. Y para eso, Pellegrini siempre ha parecido una buena idea. Ha tenido ratos excelentes de fútbol contra Madrid, Valencia y Elche, pero también apagones contra Getafe o Real Sociedad. Le falta un matador (Borja Iglesias, Loren o Sanabria no rompen), pero le sobran creadores, especialmente el incansable Canales y ese jugador eterno que es Joaquín, al que no se le ha conocido más enemigo en el fútbol que Koeman. A Joaquín, entre otras muchas cosas, le dolió en el alma ir a su casa y meterle dos goles al Betis en la Copa de 2008, llevar al Valencia a la final y que el holandés se lo cargase ese día. El fútbol siempre da revancha, pero sobre todo hace mucho ruido. Y contra él lucha uno de los más grandes, Messi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *