Roglic se dirigió a Carapaz tras conquistar su segunda Vuelta

Primoz Roglic logró en la cima de La Covatilla certificar su segunda Vuelta a España, y este domingo será proclamado, como en 2019, ganador de la ronda española. No sin sufrimiento, el esloveno tuvo que remar en tierras salmantinas ante un Carapaz que lo intentó de todas las maneras y se quedó tan solo a 24 segundos del triunfo final.

El ecuatoriano llegó a meta exhausto, avanzó con su bicicleta prácticamente hasta donde terminaba la carretera y se apoyó sobre el manillar de su bici, agotado. Antes, había mirado de reojo a la pantalla grande situada en la cima y vio que su renta no sería suficiente para desbancar al esloveno. Solo 21 segundos después, entró Roglic por el arco y certificó su éxito, otro más, en la Vuelta. Sin embargo, el esloveno lo primero que hizo, antes incluso de cualquier mínimo gesto de celebración, fue acercarse a Carapaz.

«Bien hecho», le dijo mientras golpeó al ecuatoriano en la espalda de forma amistosa. Poco pudo decir el ecuatoriano. En su regreso al podio, y mientras era acompañado por un auxiliar, Roglic se encontró con Marc Soler: ambos chocaron la mano y se saludaron. El Movistar, con su empuje cuando para Mas peor estaba el líder, fue importante para que la Vuelta no cambiara de dueño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *