Sin defensas titulares la cosa no iba a cambiar

Messi de primer plato suele resultar indigesto. De segundo puede acabar provocándote un agujero en el estómago del tamaño de cinco goles en el Camp Nou. Le queda al Betis el orgullo que no se perdió, la inspiración de Canales y las carreras de Álex Moreno. También la recuperación de sus delanteros, con Sanabria capaz de anotar el segundo gol en dos partidos, y Loren, que aprovecha sus minutos de manera casi quirúrgica.

Queda, contra Leo o sin él, la sensación otra vez de una fragilidad extrema. 17 goles encajados en 9 jornadas, en la lamentable media de años anteriores. Guido ofrece algo más de equilibrio, pero Carvalho mantiene su mismo trote cochinero y los defensas… son los de hace unos meses. ¿De verdad creían en Heliópolis que sin fichar zagueros titulares la cosa iba a cambiar?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *