Prandelli vuelve a la Fiorentina

El primer entrenador de la Serie A ya ha caído: Giuseppe Iachini, de la Fiorentina. Siete han sido las jornadas las que han pasado para ver al primer técnico destituido de la liga italiana. Su balance era, hasta entonces, de dos victorias, dos empates y tres derrotas, con ocho puntos y situados en el 12º puesto de la tabla clasificatoria. Además, sólo cosechaban un triunfo en los últimos seis duelos disputados (sin tener en cuenta la Coppa Italia, donde ganaron al Padova por la mínima). Un conjunto en el que se encuentran los españoles Pol Lirola, Borja Valero y José Callejón.

El empate (0-0) con el Parma dinamitó la decisión de la directiva ‘viola’, comandada por su propietario, Rocco Commisso, y su director deportivo, Daniele Pradè. Paradójicamente, los principales defensores de la apuesta por un Iachini que renovó al final del pasado curso. El técnico natural de Ascoli llegó a finales del 2019 y cumplió con su principal cometido: salvar a la Fiorentina de su descenso a la Serie B. Sin embargo, eran muchas las voces de los ‘tifosi’ que pedían un nuevo relevo en el banquillo para, al menos, volver a aspirar por Europa. Una decisión que ha terminado por condenar a ambas figuras, con el ya ex técnico de la ‘Fiore’ como principal señalado.

El regreso de Cesare Prandelli

Un despido que tiene como principal consecuencia la vuelta de un viejo conocido, tanto de la propia Fiorentina como de LaLiga: Cesare Prandelli. El entrenador de Orzinuovi volverá a Florencia cuando se cumple una década de su salida. Fueron cinco las temporadas que pasó ligado al color púrpura de la Fiorentina, coincidiendo precisamente con la mejor época del Siglo XXI del equipo. Entre sus hazañas, devolverles a Europa y, sobre todo, los octavos de final de la Champions League en el curso 2009-10, eliminados por el subcampeón Bayern de Múnich.

Puso fin a su etapa con la Fiorentina para tomar los mandos de la ‘Nazionale’, la selección italiana de fútbol. Un cargo que ocupó durante cuatro años, entre los que destaca la final que alcanzó en la Eurocopa de 2012, donde sucumbió por 4-0 ante una mágica España. Luego probaría, sin mucha fortuna, con el Galatasaray (duró cuatro meses) y Valencia (duró otros dos meses), para marcharse al Al-Nasr de Emiratos Árabes. A finales de 2018 regresó a Italia para salvar del descenso a un Genoa que agonizaba. Un vínculo que finalizó en el verano de 2019, su última experiencia en los banquillos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *