LaMelo, hermanísimo de Lonzo Ball, favorito para el 1 del draft

Continúa la saga de los Ball. Como si fuera una dinastía, llega a la NBA el hermano pequeño de Lonzo y el hijo de LaVar llegará a la mejor Liga del mundo el próximo 18 de noviembre, cuando se celebra el draft. Y seguramente lo haga en el número 1, para el que es el principal favorito. En estos momentos, la elección la tienen los Timberwolves, que al tener a D’Angelo Russell en la plantilla intentarán dar salida a otro base como LaMelo rumbo a un traspaso que favorezca sus intereses. Esto se hará a partir del día 20, cuando empieza la agencia libre. Los Bulls, que tienen la cuarta selección, los Pistons (séptima) y los Thunder (25) son algunos de los favoritos para hacerse con el codiciado jugador en un traspaso o cualquier tipo de intercambio, aunque no será hasta la noche del draft cuando veamos la decisión definitiva y donde recala definitivamente el playmaker.

LaMelo ha disputado el último año en los Illawarra Hawks de la National Basketball League (NBL) australiana. Allí se ha fraguado una reputación que todos los expertos han utilizado para colocarle en cotas altas del draft, concretamente dentro del top 5. Según los analistas, LaMelo accederá a esta posición por delante de James Wiseman. Si finalmente no es escogido por los Wolves, los siguientes equipos en elegir serían Golden State Warriors y Charlotte Hornets. Además de Ball y el ya mencionado Wiseman, se espera que Anthonny Edwards también esté en el top 3. De entre los equipos que optan a él vía traspaso, Arturas Karsinovas decidirá dentro del despacho de los Bulls, los Thunder podrían hacerse con sus servicios mirando al futuro y con un mentor como Chris Paul en el equipo (de momento) y los Pistons conseguirían una base sólida para crear una cultura y reconstruir de cara al futuro con Christian Wood, Luke Kennard y Sekou Doumbouya.

El hermano de Lonzo, jugador de los Pelicans y elegido en el segundo puesto del draft del 2018, ya es una personalidad famosa. Las airadas declaraciones de su padre, una constante que no han ayudado precisamente al desarrollo de su hijo mayor, han puesto sobre el mapa al jugador desde antes de dar el sato a la NBA, y su evolución se mirará con lupa al igual que se ha hecho con su hermano. Las expectativas estarán altas para LaMelo y nadie duda de su talento, que tendrá que demostrar en la competición norteamericana, en la que está llamado a triunfar. Solo falta por saber cuál será su primer equipo en esta nueva aventura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *