¿Puedes contagiarte en un ascensor por aerosoles estando solo?

Después de casi un mes sin contagios, la provincia china de Heilongjiang, detectó cuatro casos el 9 de abril. ¿El motivo? Aparentemente coger el ascensor del edificio. Al parecer, una persona llegó de Estados Unidos y se puso en cuarentena por precaución, aunque no tenía ningún síntoma. Sin embargo, estaba contagiada y le transmitió la enfermedad a su vecino de abajo, al que ni siquiera había visto. Lo más seguro es que cogiera el ascensor poco después de la persona infectada, respirara la nubecilla de gotas cargadas con el virus e iniciara la cadena de contagios.

Teresa Cuerdo (IETCC/CSIC), experta en ventilación y autora sobre un estudio alrededor de la vivienda en pandemia, explica en Newtral que este brote seguramente tenga que ver “con la alta carga viral de la mujer”. Para Cuerdo es normal sentir inseguridad en los pequeños espacios, como ascensores sin ventilar: “Puedo tomar precauciones como usar mascarilla, no tocar botones con la mano… Los ascensores son pequeños en muchas viviendas, con un metro cuadrado apenas. Creo que es posible el contagio por aerosoles, aunque también es mala suerte”.

Por su parte, Míriam R. García y Antonio Figueras Huerta (IIM-CSIC) explican también que no es necesario compartir ascensor para contagiarse porque “basta estar en contacto con una superficie previamente contaminada”. De hecho, las personas podrían infectarse en los ascensores en cuestión de segundos, aun sin entrar contacto con nadie, según publicaron en un artículo para The Conversation junto a Jim Gran (Teagasc). No obstante, “la evidencia científica es limitada sobre el riesgo real de transmisión de COVID-19 durante el transporte vertical dentro de los edificios. De momento, se centra principalmente en edificios públicos como hospitales y centros comerciales”.

¿Son los aerosoles la principal vía de contagio?

Para comprobar el peligro real de los aerosoles en la transmisión del coronavirus, un grupo de científicos de la Universidad de Ámsterdam ha medido con láser la dinámica de las gotitas respiratorias más pequeñas cuando son exhaladas: aquellas de menos de 5 micras, que son las que más posibilidades tienen de quedarse flotando en el aire y ser respiradas. Sin embargo, los resultados revelan que son demasiado pequeñas para contener muchas partículas víricas, por lo que no propagarían muy bien el virus. Aun así, los investigadores coinciden en que “los aerosoles son importantes en la transmisión del coronavirus”.

La principal disonancia está en si son la principal vía de contagio. Los expertos que consideran que así es destacan que es un error pensar que las gotitas de 100 micras no pueden quedarse flotando, cuando la evidencia dice que sí. En cambio, los autores del estudio holandés afirman que “si se evitan los espacios muy concurridos y mal ventilados (eventos de superdispersión) y a personas que producen muchos aerosoles con grandes cantidades de virus (superdifusión) el riesgo de infección por aerosol no es muy grande”.

“Basándonos en los conocimientos actuales, vemos que, en lo que respecta al aerosol, es relativamente seguro entrar en edificios modernos bien ventilados, como aeropuertos, estaciones de tren, oficinas modernas, etc.”, explica el investigador principal, Daniel Bonn, quien destaca que “la ventilación moderna hace que el riesgo de infección por aerosol no sea muy grande”. Eso sí, el experto recomienda “evitar ascensores, salas de reuniones u otros espacios mal ventilados”, sobre todo si no llevamos mascarillas.

Sistemas para evitar el contagio en ascensores

Ante el peligro confirmado que tiene entrar en un ascensor, varias empresas se han esforzado para hacer de este un lugar seguro. Por ejemplo, la empresa Servas ha creado la aireación forzada por pared individual de aire, un sistema que genera un flujo de aire limpio o filtrado que recorre de forma vertical (de arriba hacia abajo) y envuelve a cada pasajero por separado para evitar que el aliento y las partículas infecciosas se esparzan por la cabina. Además, renueva el aire cada 6 segundos.

Otra opción es reemplazar los botones por pedales, como se ha hecho en el Seacon Square de Bangkokun, un centro comercial de Tailandia. De esta manera, para acceder a las distintas plantas, los clientes solo tienen que pulsar el pedal correspondiente al piso que quieran ir, evitando tocar con la mano el botón que antes han pulsado decenas de personas.

En España, Ascensores Zener está desarrollando también varios métodos para garantizar la seguridad de los ascensores. Por un lado, está la instalación de un sistema automático de purificación del aire de la cabina. Este sistema permite filtrar el aire ambiental para mejorar su calidad reduciendo los niveles de contaminación. Para ello utiliza un sistema de filtros, entre ellos un filtro HEPA con carbón activo, un sistema de desinfección mediante rayos UVC internos, fotocatálisis de nano-óxido de Titanio TiO2 y un ionizador inocuo para la salud, eliminando bacterias, virus, polen, ácaros y otros alérgenos.

En segundo lugar, la empresa ofrece la desinfección de los botones mediante rayos UV, que impiden la reproducción de los microorganismos dañando su ácido nucleico. No se trata de un proceso químico, por lo que no produce ningún residuo ni corrosión como otros sistemas basados en Ozono. Ambas técnicas se pueden emplear de forma independiente o conjunta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *