La Rojita afina la máquina

España Sub-21 cumplió el trámite ante Islas Feroe con muy buen tono. Conviene dar mérito a esta victoria, evitar el error de tomarla como algo sencillo. El rival era inferior. Es complicado conseguir que los jugadores salgan con hambre al césped ante un contrincante así, en un estadio vacío y con la clasificación matemáticamente conseguida. Por eso, la seriedad con la que La Rojita afrontó el partido es una magnífica señal: los jugadores están enchufados. Y eso, cuando sólo queda una prueba antes de la Eurocopa, es oro. Porque los torneos tan cortos los suele ganar el país que consigue formar un equipo, no el que llega con los nombres más conocidos. España está en el camino de lograrlo.

La primera mitad fue muy engañosa. Un 0-0 al descanso que en absoluto reflejó lo que se vio sobre el césped. De hecho, La Rojita dejó algunos de los mejores minutos de toda la clasificación. De la Fuente ha encontrado la solución: juntar la fantasía. Las asociaciones entre Brahim, Pedri y Bryan Gil invitan al optimismo. Cada vez que los tres combinaron, hubo peligro. Y combinaron mucho. Si el primer acto no acabó en goleada fue sólo por la mala puntería española, aunque esta vez finalizaron muchas jugadas, un punto débil que tuvieron en anteriores encuentros. Este sí es el camino.

En la segunda mitad, más de lo mismo, pero añadiendo goles. Los que salieron desde el banquillo, viendo el hambre de los titulares, mantuvieron la intensidad. Mención aparte merece Bryan Gil, brillante todo el partido. De sus botas nació el primer gol, obra de Pedrosa a pase de Pedri. Ya en la recta final Roberto López, que también dejó unas sensaciones muy buenas, cerró el partido.

Un 2-0 corto, porque España mereció mucho más. Pero lo importante es el juego y fue muy bueno. La Rojita, por fin, completó 90 minutos a gran nivel. Hay equipo para soñar.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *