Así jugará el Celta de Coudet

La llegada de Eduardo Coudet a Vigo abre un abanico de nuevas posibilidades en el Celta. Todos los jugadores parten de cero ante el entrenador argentino, quien tendrá apenas una semana para aleccionar a los jugadores sobre su hoja de ruta. Los equipos del Chacho destacan por varias características peculiares, algo que también intentará implantar en el conjunto vigués.

Sistema: El 4-1-3-2 es su favorito, con un mediocentro defensivo que ayude a la salida del balón, dos volantes interiores de largo recorrido y un mediapunta que se encargue de la creatividad. Le gusta que el pivote se incruste entre los centrales en los ataques posicionales para ayudar en la salida de balón y también para permitir a los laterales que se proyecten ofensivamente. Los interiores deben tener llegada al área, mientras que el mediapunta será el encargado de dirigir al equipo en ataque. En cuanto a los dos delanteros, pretende que uno fije a los centrales y el otro tenga mayor movilidad.

Salida de balón: Su idea predeterminada es sacar el balón jugado desde atrás, por eso incrusta al mediocentro defensivo entre los centrales, pero tampoco le gusta asumir riesgos innecesarios cuando el rival ahoga con su presión en campo contrario. En esas situaciones, prefiere que el equipo juegue en largo y acumular gente para la segunda jugada.

Presión alta: Cuanto más arriba robe el balón el equipo, más cerca estará de la portería contraria. Su filosofía es presionar al rival en la primera línea para dificultarle la salida de balón e interceptar el esférico cerca del área contraria para así montar ataques rápidos y vertiginosos. Esto requiere un importante compromiso y mucho esfuerzo físico.

Laterales ofensivos: La figura del lateral tiene mucha importancia en el sistema de Coudet. Su función es casi más ofensiva que defensiva, que se incorporen al ataque una y otra vez para generar superioridad por las bandas y centrar al área, donde siempre habrá cuatro o cinco rematadores (los delanteros, los interiores e incluso el lateral de la otra banda).

Marcaje al hombre: Este método ya lo empleó Berizzo en Vigo en su día. Al principio le costó implantar esa fórmula, pero cuando los jugadores la asimilaron, fue un éxito. Coudet es de la misma escuela en ese aspecto. Quiere que sus hombres estén concentrados en todo momento y se ocupen de su marca. Además, les pide estar pendientes para hacer la cobertura al compañero en caso de que sea regateado o se vea superado por un pase interior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *