De Carlos Abad a Molina

Uno de los grandes retos de Richard Barral para configurar la plantilla del Deportivo era la portería. Dani Giménez, dueño y señor del puesto las últimas temporadas, no aceptó la propuesta del club y se marchó este verano. El meta gallego, tras años de fracasos en la portería blanquiazul, había devuelto la seguridad a la demarcación. La secretaría técnica renovó totalmente el puesto con los fichajes de Carlos Abad y Lucho García. El elegido por Fernando Vázquez fue el guardameta canario, que ha devuelto la confianza sellando su portería al recibir solo un gol en los cuatro partidos disputados.

El Deportivo, que solo ha marcado cuatro tantos, ha llegado al liderato gracias a su seguridad. Si bien es cierto que el entramado defensivo concede pocas ocasiones a sus rivales, también lo es que Carlos Abad se ha ganado el puesto. El exguardameta del Tenerife está mandando por alto, no duda en las salidas y ya ha dejado intervenciones decisivas en las victorias ante Unionistas y Coruxo. El único gol lo recibió en la primera jornada ante el Salamanca (2-1). Fue tras un error suyo en un mal despeje, pero desde entonces ya suma 294 minutos sin encajar.

El rendimiento de Carlos Abad está entre los mejores los porteros blanquiazules, y para encontrar un arranque de liga igual hay que retroceder hasta la temporada 2003-2004. En aquella campaña José Francisco Molina recibió también un solo gol en las cuatro primeras jornadas en un Deportivo que comenzó LaLiga con un pleno de victorias. Los otros mejores inicios de un portero deportivista desde entonces fue de dos goles recibidos. Los firmaron Dani Aranzubia (2008-2009) y en dos ocasiones Germán Lux. El argentino lo hizo en la temporada 2013-14, también con Vázquez en el banquillo, y en la 2016-17 con Garitano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *