El ‘soccer’ femenino busca en España su próxima crack

Anda el fútbol estadounidense desatado. La organización del Mundial masculino de fútbol en 2026 junto a México y Canadá ha vuelto a inyectar un interés creciente por el ‘soccer’ (así lo llaman al otro lado del Atlántico) con una consecuencia curiosa: de este efecto llamada no sólo se está beneficiando el fútbol masculino, sino también el fútbol femenino y, en especial, su base. ‘Boom’ que ha extendido sus raíces en España.

En EEUU, la cantera de su élite se nutre fundamentalmente de los centros educativos. Universidades y, en especial, institutos (los llamados High School) son la base de la mayoría de jugadores (chicos y chicas) que llegan a jugar competiciones profesionales. Sucede igual en otros deportes. Baloncesto, fútbol americano o béisbol gozan de una estructura similar.

Unos 65.000 euros en ayudas

El caso es que, a propósito del ‘soccer’, son muchos los High Schools que se han lanzado a mejorar sus secciones ‘fichando’ en otros países deportistas que les permitan subir el listón. Es lo que se han propuesto diez de estos centros privados que en España han creado un programa de ayudas sin precedentes para encontrar a una ‘crack’ de entre 14 y 17 años con la que marcar diferencias en el terreno de juego.

Estos institutos son ‘Boarding Schools’, espacios con residencias propias dispuestos a pagar cerca de 65.000 euros para que la elegida estudie (y viva) gratis en EEUU a cambio de dos requisitos: tener una nota en inglés mayor al 7 y que su nivel futbolístico sea destacable.

«Esta ayuda no tiene ningún otro tipo de condicionante ni económico, geográfico, de nacionalidad… nada de nada. Es un proceso muy abierto y una oportunidad única que jamás habíamos tenido en España», cuenta José Manuel Díaz, el director de Deaquíparafuera, el organismo que se ocupa de intermediar entre los institutos y los chavales y en cuya web se recogerán las inscripciones.

Premio para todas e igualdad total

Tal es la efervescencia que se vive en EEUU por el ‘soccer’, cuenta Díaz, que «aquellas candidatas que no logren esta beca tendrán otros premios y se les ofrecerá también otras ayudas, aunque sean de menor cuantía», añade. En este proceso de búsqueda, cualquier talento vale, «especialmente si es chica», sugiere.

«El peso del fútbol femenino es mucho mayor en EEUU que el del masculino también en las categorías inferiores. Allí la igualdad de oportunidades es máxima y eso permite que las chicas que estudian y juegan al fútbol en EEUU lo hagan viviendo un nivel de preparación e implicación que no tenemos aún en España y Europa», añade Díaz. «Se sienten casi profesionales aunque sean amateurs. Es muy emocionante«, afirma.

Facilidades pese a la pandemia

Los High School que participan en este programa han iniciado ya el proceso de recogida de candidaturas. El plazo terminará el 31 de diciembre e, insisten desde la organización, está abierto sin que la pandemia supongo impedimento alguno.

«Los chavales están sometidos a estrictos procesos de seguridad sanitarios y el visado que se les otorga sigue operativo. Es una de las ventajas de este programa con respecto a otros que ya hay en España. Por ejemplo, las becas Amancio Ortega ahora están paralizadas porque sus visados no se encuentran operativo. En el caso de estos institutos, además, los estudiantes se alojan en residencias ‘burbuja’ y no en casas de familias, con lo que los riesgos son mínimos, menores incluso que en España», concluye Díaz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *