Brasil se la devuelve a Alemania tras la humillación de España

Ocho de julio de 2014. No entra ni un alma más en el Estadio Mineirao. ¿El motivo? Brasil y Alemania se enfrentan en las semifinales del Mundial. La canarinha, sin Neymar, jugando en casa ante una de las favoritas para conquistar la ansiada copa dorada. 

Lo que parecía un choque igualado no fue tal. Del Maracanazo ante Uruguay al Mineirazo ante Alemania. Antes de la media hora, Brasil ya perdía por cinco goles. Eran alevines en manos de gigantes. El resultado final fue un 1-7 directo a los libros de historia. Müller, Klose, Khedira, Kroos por dos veces y Schürrle por partida doble fueron los verdugos. Óscar, en el 90, maquilló la debacle con un solitario tanto para Brasil.

Desde aquel día, en Brasil esperan a Alemania con ganas y la goleada de España fue una excusa perfecta para regocijarse de la caída de uno de sus grandes rivales. La Roja le endosó un set en blanco a los de Joachim Löw gracias a los goles de Morata, Ferrán, Rodrigo y Oyarzabal. Ante su peor derrota en más de medio siglo, Brasil gozó.

Con un «Vaya paseo, amigo» o una risa llenando todos los carácteres permitidos en un tweet cuando llegó el 6-0, Esporte Interativo, la cadena que tenía los derechos de emisión del partido, celebraba en redes sociales la estruendosa caída de Alemania en La Cartuja. Por un día, la canarinha dejó el amarillo y disfrutó con La Roja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *