El gol, labor coral en el Oviedo

Una de las grandes preocupaciones a la hora de conformar la plantilla este verano estaba relacionada con la labor goleadora. El Oviedo perdió en el último verano a tres de sus máximos artilleros: Ortuño, Bárcenas e Ibra. Un hueco difícil de llenar. Obeng ha dado un paso al frente desde el filial y, además de Rodri, que sobrevive respecto al año pasado, se incorporaron al equipo Mujica y Blanco Leschuk, con protagonismo del segundo y poco premio para el primero. La solución ideada por Ziganda ha sido un estilo en el que todos deben aportar goles.

Porque nadie en el club azul rebasa los dos tantos. Borja Sánchez, Nahuel Leiva, Sangalli, Obeng y Edgar ya han celebrado en un par de ocasiones. Con una diana se sitúan Tejera, Arribas y Blanco Leschuk han anotado otro. El saldo total de goles de los azules en la competición se completa con el marcado por Bobadilla, Logroñés, en su propio marco.

Mientras se busca la forma de llegar al gol, Ziganda ha encontrado su dibujo, un 4-2-3-1 en el que los medias puntas son clave. Blanco Leschuk es la referencia en el área, aunque su labor va más allá del simple gol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *