«La premisa de la RFEF es que los partidos se jueguen, pero se atiende a criterios médicos»

Hace casi dos meses que Maria Tato tomó las riendas del fútbol femenino en la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). La exvicesecretaria del Athletic, con experiencia en cargos de gestión en el mundo el fútbol, llegó con el gran objetivo de liderar la sección femenina en pro de un mayor crecimiento. Un objetivo que se ha visto acompañado desde el inicio por varios frentes, con gran protagonismo de la pandemia y de la lucha por los derechos televisivos entre la RFEF y la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino.

Tato inició este miércoles una ronda de contactos con diferentes periodistas especializados en fútbol femenino, en la que ha comenzado a exponer las diferentes líneas de trabajo que mantiene en su función como directora de esta categoría en la RFEF. Abogada y presidenta de la Asociación de Mujeres Directivas y Ejecutivas de Euskadi y de la Confederación de Empresas de Formación del País Vasco (CECAP), María aseguró que el proyecto en la RFEF es «muy chulo» y que hay un «gran umbral de mejora». «Hay un camino por delante muy ilusionante», apuntó en el coloquio en el que participó AS y que tuvo lugar en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas.

Tato señaló como prioridad «la salud de las jugadoras»

Maria Tato señaló «la salud de las jugadoras y su entorno» como prioridad en su nueva labor como directora de fútbol femenino en la RFEF. La exvicesecretaria del Athletic relató cómo ha ido cambiando el escenario para los clubes y la Liga en estas últimas semanas. Lo que arrancó como una competición que se regía sin obligatoriedad de test antes de los partidos ha evolucionado, a la paz que la pandemia, a un control médico constante para evitar contagios en partidos y brotes en los diferentes clubes. «La premisa de la RFEF es que los partidos se jueguen salvo que me demuestren que es materialmente imposible, respondiendo a criterios médicos. Si no, para mí, se juega», sostuvo. 

Tato informó de que al principio era «materialmente imposible dotar a todos los clubes de test PCR». «Era muy complicado enfrentarse a más de un millón de licencias con un coste de PCR de más 100 euros. No teníamos capacidad económica para ello. Pedimos ayuda a las comunidades, al CSD… Y, en paralelo aparecieron los test antígenos (5 euros), que sí que nos permiten cubrirlo todo», dijo, tras detallar que la Liga se adelantó al 4 de octubre ante la «demanda de todos los clubes» de jugar.

«Nadie preveía hace unos meses un escenario como el que tenemos ahora», añadió Tato, que expuso también la gran dificultad que tuvo la RFEF de conseguir test antígenos ante la demanda que empezó a haber en el mercado con este tipo de pruebas de coronavirus. Y, continuó declarando: «Al principio no pusimos obligatorios los test porque sabíamos que los clubes con respaldo de una entidad masculina iban a tener acceso a ellos y los clubes independientes no. Era una desigualdad y no nos parecía justo».

«Quién decide si se aplaza un partido es un médico»

«Estamos en una situación tan sumamente anómala en la que cada día la realidad va cambiando y nuestra posición también. Estamos intentando mutar a medida», empezó contando Tato, que relató la forma de actuar de la RFEF ante cualquier positivo en un club de la Primera Iberdrola. «Es muy complicado de gestionar. No creo que haya una picardía en las suspensiones. Cuando se notifica un positivo se activa un protocolo con siete personas pendientes de ese club. A partir de ahí, la decisión es puramente médica», comenzó explicando.

«Quién decide si se aplaza un partido es un médico, primero el del club y luego el médico de la RFEF revisa lo que ha mandado este. Él me va dando la realidad minuto a minuto. Yo no puedo cuestionar lo que diga un médico. Es una locura para todos, para el club que sufre un positivo y para el club rival», subrayó Tato, que detalló que no hay un mínimo de profesionales para jugar.

«El protocolo ha ido evolucionando ante las 17 normativas distintas de las diferentes comunidades autónomas. Nosotros queremos que se jueguen los partidos siempre. Pero, por encima de los protocolos están los criterios médicos», manifestó Tato, que confesó no tener intención de suprimir ninguna competición (Copa, Supercopa…) por la pandemia. «Mientras que el Barça aguante, que es el que tiene el calendario más apretado…», anotó.

«Estamos dejando que se retransmita todo; Tenemos continuo contacto con los clubes»

Además, Tato puso el foco en el problema de los derechos de televisión. «Lo que no se ve, no se consume», dijo, antes de argumentar que si no se le da visibilidad y se consigue un ambiente de consumo en el fútbol femenino será imposible conseguir patrocinios y seguir avanzando en esta categoría. Así, la abogada bilbaína quiere que se lleve a cabo «un esfuerzo brutal para que esto sea sostenible».»A veces nos perdemos en tonterías como el parche de la competición en la camiseta. Esto no suma y aburre. He hablado con todos los clubes porque no me parece tan grave tener que llevar el logo de la competición en la manga», añadió.

En cuanto al conflicto de los derechos de televisión, Tato dio prioridad a que se retransmitan todos los encuentros, sin entrar en la polémica con Mediapro. «Estamos dejando que se retransmita todo, a diferencia de Mediapro. Se tiene que ver. No estamos poniendo ni una sola pega a nadie para que se den los partidos por televisión», declaró. Cabe recordar que los derechos de televisión de la Primera Iberdrola se han comercializado divididos en dos partes. Por un lado, están los 13 clubes que vendiaron sus derechos a Mediapro y, por otro, quedan cinco equipos (Barça, Real Madrid, Athletic, Santa Teresa y Madrid CFF) que van de la mano de la RFEF en la comercialización televisiva.

Y, sobre la denuncia de la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) en el CSD, en la que se apunta un abuso de poder de la RFEF en la gestión del fútbol femenino, argumentó: «Mi relación con la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino es muy cordial. No deberían de separarnos tantas cosas porque en el fondo tenemos los mismos intereses. La parte más opuesta está en los derechos de televisión porque cada uno los hemos comercializado por diferentes partes». Tato contó también que estaba en «continuo contacto con la ACFF» y los clubes de la Primera Iberdrola. «Habló con ellos muy a menudo, casi a diario», sentenció. De hecho, María asegura que las fechas de los 13 partidos aplazados (falta el del Eibar-Barça) se han puesto siguiendo el acuerdo al que han llegado cada unos de los clubes implicados.

El convenio, las extranjeras o el césped artificial

Maria Tato también expuso como una de sus prioridades «mejorar las condiciones de las jugadoras en cuanto a contratos». La nueva directora de la RFEF se mostró disconforme con el mínimo salarial (16.000 euros, al 75% de parcialidad) que se recoge en el convenio y mira a un futuro con mejores salarios para las futbolistas, que al menos estén por encima del mínimo interprofesional. Por otro lado, puntualizó: «Necesitamos generar recursos y que la Liga sea sostenible».

De este modo, María puso sobre la mesa temas como la necesidad de establecer un límite de jugadoras extranjeras, fomentando las canteras nacionales, o mejorar  aspectos de la competición como los campos. En este último aspecto hay que reseñar que ha aumentado el uso de campos de césped artificial con respecto a la pasada temporada de la Primera Iberdrola. Una cuestión que preocupa a una María Tato que tiene un reto mayúsculo ante sí. El fútbol femenino está en sus manos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *