Rosario Porto, la madre de Asunta, se ahorca con una sábana

Rosario Porto, madre de Asunta Basterra, condenada a 18 años en prisión por asesinar a la niña en A Coruña, ha sido encontrada muerta esta mañana en su celda, en la cárcel de Brieva, en Ávila. Los funcionarios la han hallado ahorcada con un cinturón de tela colgado en una ventana. Según apuntan diversas informaciones, Rosario Porto habría usado unas sábanas sujetas a los barrotes de la litera para ahocarse.

Según las fuentes penitenciarias, Rosario Porto no se había presentado en el recuento de la mañana, y entonces los funcionarios acudieron rápidamente a su celda, siendo demasiado tarde para evitar su fallecimiento.

Aunque los servicios de emergencia han acudido al lugar de los hechos y le han practicado maniobras de reanimación, ya nada se podía hacer por salvarla y solo han podido confirmar su muerte. Las fuentes afirman que la celda estaba totalmente recogida, incluidas pertenencias, de forma que podría ser parte de una decisión ya meditada.

Antecedentes de intentos de suicidio

La reclusa ya había cumplido siete años, en tres prisiones diferentes, de la pena completa que se le adjudicó por asesinar a su hija adoptiva. Sin embargo, en todo ese tiempo la fallecida había intentado suicidarse en varias ocasiones con, evidentemente, poco éxito.

Ya previamente Porto quiso autolesionarse, pero no fue hasta el 24 de febrero del año 2017 cuando fue ingresada en el hospital por ingerir un medicamento que tomaba habitualmente. Después, el 12 de noviembre de 2018, se ató un cordón al cuello en la ducha, pero avisó a la vez a su compañera y los funcionarios evitaron que pasara algo más.

En los tres centros en los que ha estado ha tenido que pasar por protocolos antisuicidio, y de hecho, en el último, en Brieva, tenía siempre una reclusa junto a ella en la enfermería. No obstante, no son medidas que se apliquen de manera indefinida.

Siempre mantuvo su inocencia

Rosario Porto fue condenada junto a su marido, Alfonso Basterra, a 18 años de cárcel por el asesinato de su hija adoptiva, Asunta Basterra, por la Audiencia Provincial de A Coruña, el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) y el Tribunal Supremo. El cadáver de la niña fue hallado el 22 de septiembre de 2013 en una cuneta del municipio coruñés de Teo, próximo a Santiago de Compostela.

Ella nunca varió su opinión y su defensa y sostuvo en todo momento que era inocente. Sin embargo, en estos siete años de pena ya cumplidos ha mostrado mucha inestabilidad por los intentos de autolesión mencionados. Además, ninguno de los traslados de prisión fue de su gusto.

La madre de Asunta había solicitado también un permiso penitenciario para salir a la calle, que le había sido denegado, y la casa donde mataron a la niña sufrió recientemente un incendio que está siendo investigado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *