Nadal no va de farol

“Ahora me veo con más opciones de hacer un muy buen resultado”, dijo Nadal después de perder contra Thiem en un partidazo. Y por lo visto este jueves en su duelo a cara o cruz ante Tsitsipas, no iba de farol. El balear estuvo sensacional en todos los aspectos (saques, voleas, golpes ganadores, velocidad, agilidad, restos…) e hizo lo que tenía que hacer: ganar por 6-4, 4-6 y 6-2 en 2h:04 para meterse en las semifinales de las ATP Finals por sexta vez en su carrera. El vigente campeón del torneo volvió a caer en Londres contra el número dos del mundo, como en 2019, pero esta vez la derrota le cuesta la eliminación. Nadal, que acumula ya 20 victorias en el Masters y adelanta a McEnroe en el octavo puesto de la tabla histórica, retendrá su posición en el ranking hasta final de año después de la, por lo demás intrascendente, derrota del mencionado Thiem, su perseguidor, frente a Rublev (6-3 y 7-5). El español, que entregó sólo 12 errores no forzados, se medirá el sábado (15:00, #Vamos) a Medvedev por un puesto en la final, mientras que el austriaco se las verá con Djokovic o Zverev (21:00, Movistar Deportes).

El arranque del partido fue extraordinario en cuanto a potencia y precisión. Otro duelo del máximo nivel en el Masters. Tanto Nadal como Tsitsipas cerraron sus primeros servicios con firmeza y muy poquitas concesiones. No hubo surcos por los que llegara una oportunidad de quiebre ni muchos intercambios largos. Los que se vieron fueron espectaculares. Muy propio de una pista dura y bajo techo. El heleno sabía que el éxito debía pasar por la agresividad, sin esperar el fallo, en los saques, y por saber aguantar al resto. “Tendré que pasar por mucho dolor y sufrimiento”, había vaticinado. Y así fue. Rafa, con el drive armado, encontró sus primeras ocasiones de romper en el set inicial. Se escaparon por una mala devolución contra un segundo. Fuerte de cabeza ante la presión de sacar siempre por detrás en el marcador, el mallorquín sirvió de maravilla. Con 4-4 fabricó otro chance de break y se lo facilitó Tsitsipas con una doble falta. Esta vez Nadal no desaprovechó la ventaja como en el segundo parcial contra Thiem. Este lo cerró con dos aces y cinco puntos perdidos en sus turnos (cedió en total 19 en todo el encuentro).

Con la mitad del camino muy bien andado, el de Manacor demarró en el primer juego del segundo set, aunque no logró consumar la amenaza. Luego machacó al bueno de Stefanos con su servicio y espero una nueva oportunidad para sorprender al resto. El ateniense no lograba desbordar ni hacer daño al recibir, abocado a la búsqueda desesperada del desempate, hasta que extrañamente Nadal, con 5-4 en contra, hizo dos subidas que quizá no tocaban. Así llegaron las primeras bolas de quiebre y al mismo tiempo de set de Tsitsipas. Lo inesperado aconteció por una doble falta, esta vez del español. Grave error que no hizo justicia a un parcial en el que firmó 12 golpes ganadores y tres fallos. Le tocaba remar más y lo hizo con fuerza, con un break de salida en la tercera manga. Sin embargo, no lo pudo consolidar porque su rival dio un paso al frente en agresividad y a él le faltó un pelín de fuerza. No pasó nada, porque acto seguido Rafa se adelantó de nuevo y luego sí confirmó con ciertos apuros. El nivel de los servicios era muy difícil de mantener por el desgaste. Esos minutos de desorden los resolvió bien, añadió otro break a su tarjeta y acabó con la agonía. Para postre, un revés paralelo maravilloso. Ya está en los cruces. Este puede ser, por fin, su año.

Calendario y resultados de las ATP Finals.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *