Alerta roja, Míchel

Después de dos derrotas consecutivas, Osasuna regresaba a El Sadar para tratar de reencontrarse con la victoria. Enfrente el rey del empate, el Huesca, con seis puntos acumulados, cuatro menos que los navarros, quienes afrontaban el partido sabiendo de la importancia de cortar la mala racha y solucionar las dificultades para hacer gol.

Con ambos equipos todavía acomodándose, los visitantes se ponían por delante. Tras un contragolpe, Sergio Herrera rechazaba un buen centro de Rafa Mir y Sandro aprovechaba el rechace del meta rojillo para poner a su equipo por delante. Los minutos transcurrían y el encuentro no tenía un claro dominador, si bien era el Huesca quien más merodeaba la portería rival y la defensa navarra no se mostraba tan segura como debiera. Osasuna no acababa de encontrase cómodo pero poco a poco fue ganando metros. Mientras los oscenses creaban problemas los de Arrasate, sobre todo por la banda izquierda. Rafa Mir tuvo una buena ocasión para anotar el segundo para su equipo a pocos minutos del descanso. El Huesca se mostró sólido defensivamente y correcto a nivel ofensivo, creando alguna jugada de peligro y merecidamente el encuentro llegó al descanso con ventaja por la mínima para los visitantes.

Consciente de que las cosas no estaban saliendo bien, Jagoba Arrasate movió el banquillo para iniciar la segunda mitad. Torres y Juan Cruz abandonaron el terreno de juego para dejar su sitio a Enric Gallego y Moncayola. Iñigo Pérez pasó al lateral izquierdo, formando Moncayola en el pivote junto a Oier y Rubén García pasó a la banda derecha. Con los cambios Osasuna mostraba más dominio del juego y con más decisión, haciendo sufrir a la defensa oscense. Rubén García a punto estuvo de lograr el empate con un buen remate de cabeza. Los rojillos buscaban el gol y tenían mucho más la pelota. Por el contrario el Huesca se mostraba agobiado ante la presión de los de Arrasate. El trabajo dio sus frutos y en el minuto 67, David García anotaba de cabeza, tras un saque de esquina, el empate a uno. Los navarros no paraban de acechar la portería defendida por el ex rojillo Andrés Fernández. Pese a los intentos, los navarros tuvieron que conformarse con el empate a uno que a juzgar por lo visto, tal vez fuera lo más justo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *