Maestro Medvedev

Daniil Medvedev se sacó este domingo el título de Maestro tras vencer por 4-6, 7-6 (2) y 6-3 en 2h:42 a Dominic Thiem en la final de la última edición de las ATP Finals que se celebrará en Londres, la duodécima disputada en la capital inglesa, con la tristeza de la ausencia de público por culpa del coronavirus. El ruso, que ya había remontado en semifinales ante Nadal y en 2019 perdió los tres partidos de la fase de grupos, se proclamó campeón invicto en el 50 aniversario de un torneo que arrancó en 1970 con victoria de Stan Smith, el estadounidense que dio nombre a unas famosas zapatillas Adidas. Y un dato curioso: el primer ganador en la sede londinense fue otro hijo de la madre Rusia, Nikolay Davydenko. En 2021, el evento se trasladará a Turín (Italia) y se jugará como siempre, muy a pesar de Rafa Nadal, en pista dura.

El partido decisivo del campeonato en suelo británico enfrentó al presente del circuito contra el futuro más próximo, un duelo paradigmático de lo que podría ser ya el inicio de un cambio de guardia, aunque Nadal y Djokovic siguen con ganas de dar guerra y es una incógnita lo que puede hacer Federer en su regreso, porque su clase es infinita. Pero la edad no perdona y tanto Thiem como Medvedev llegaban a la final tras ganar ambos al español y al serbio. Otro dato interesante es el que señala al número tres del mundo como el sexto campeón diferente y el quinto nuevo desde 2015, tras Djokovic, que ya había ganado otros cuatro trofeos, Murray, Dimitrov, Zverev y Tsitsipas.

La hora de Medvedev tenía que arrancar. Era cuestión de tiempo que un jugador de su tenacidad y con esas aptitudes tenísticas comenzara a hacer grandes cosas en el tenis. En 2019 ganó cuatro títulos, dos de ellos, Cincinnati y Shanghái, de Masters 1.000, y jugó otras cinco finales, las más importante en el US Open, en la que apretó de lo lindo a Nadal. De no haber existido el Big Three, su explosión seguramente habría llegado antes. Este año no había sido tan bueno para él, pero su sprint final, con los títulos en París-Bercy y Londres, le ha aupado al cuarto puesto del ranking, por delante de Federer. En Australia y, sobre todo, Roland Garros, nos estuvo brillante, pero en Nueva York fue semifinalista y el Masters, donde se ha convertido en el cuarto jugador que gana a los tres primeros del ranking en un mismo torneo desde 1990, le ha encumbrado. 

Ante Thiem, que le había barrido meses antes precisamente en el major estadounidense, Medvedev hizo un gran partido táctico y técnico. Su estilo no es muy estético, pega la derecha con un movimiento exagerado y su revés a dos manos es raro, pero es un muro, tiene mucha paciencia y se mueve de maravilla pese a medir 1,98. Venía un poco menos fresco al torneo que el austriaco porque disputó y ganó los cinco partidos de París-Bercy mientras que el número tres del mundo se los saltó, aunque este había jugado dos horas más esta semana. En el primer set, sin sensación de dominio y tras levantar dos pelotas de quiebre, Thiem rompió el servicio de su rival y mantuvo después la ventaja. En números, los dos marchaban muy parejos. La segunda manga se la apuntó el moscovita y lo mereció por agresividad (19 golpes ganadores), aunque sufrió mucho en dos juegos con puntos de break en contra. Dominic dejó escapar sus ocasiones y en el desempate no dio raqueta con bola. Y el tercer parcial lo cerró el nuevo maestro con un saque directo tras lograr su primera rotura en su novena oportunidad de break para ponerse con 3-2 y servicio. Su frialdad le ayudó a gestionar el último juego y apenas celebró un triunfo enorme ante un rival mayúsculo. Todo un personaje que dar mucho que hablar.

Calendario y resultados de las ATP Finals.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *