Garitano, ante el juez bético

Garitano se sienta en una silla eléctrica. Puede activarla el Betis si se impone por primera vez en el nuevo San Mamés. El entrenador del Athletic se la juega como Rubi el año pasado en el mismo escenario con el propio equipo verdiblanco. Y acabó con sus huesos en la lista del paro. Tras el desastre de Zorrilla antes del parón, el técnico rojiblanco quedó muy tocado y se salvó de milagro. Hoy no le valen las excusas. Ganar o morir (sigue el partido en directo en As.com).

La cabeza del preparador deriotarra preside el cartel del partido. Está muy contestado en el entorno rojiblanco y a nada que emborrona la hoja de resultados, las críticas arrecian y el ambiente se vuelve irrespirable. Marcelino se ha desmarcado ya como posible sustituto porque quiere salir al extranjero. Poco o nada queda de aquel equipo que rugía en casa hace dos años. Gaizka se empeña en el inmovilismo y demuestra que quiere morir con su guardia pretoriana. Dani García, confinado en gran parte del parón por su contacto estrecho con el positivo Ezkieta, lleva ya tres días entrenando y está a tiempo de seguir perpetuándose en el once inicial. Jóvenes como Morcillo, Sancet y Villalibre empiezan a reclamar algo de protagonismo, pero ante una crisis siempre se tira de los más veteranos. Unai Simón, el brillante titular de La Roja ahora mismo, es el otro gran protagonista.

El Betis llega con menos urgencias, pero también con la necesidad de saber por fin si tira hacia arriba o hacia abajo en la tabla después de cuatro victorias y cinco derrotas en las nueve jornadas que ha disputado hasta ahora, ya que es uno de los pocos que no se ha perdido encuentros al principio.

Pellegrini se presenta con dos bajas importantes, sobre todo la última de Canales, que probablemente no juegue más hasta el próximo año. El todocampista cántabro fue el año pasado el que más kilómetros hizo en toda LaLiga y en la actual lo acompañaba de más inspiración aún, pues era máximo asistente (cuatro) y había marcado un gol. Fekir también sigue fuera, aunque este año no estaba aportando demasiado.

El chileno baraja varias opciones para suplir las bajas: colocar a Guardado, que vuelve de lesión, en la medular; poner a Joaquín casi como segunda punta y en ese caso a Lainez o Ruibal en una banda; o, también, dar carrete a Loren en el ataque junto a Sanabria, para intentar escarbar en los problemas defensivos del Athletic.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *