Las Guerreras, del fracaso a la gloria en un final cardiaco

Llevaba un mal partido en un Campeonato de Europa para olvidar. No encontraba su ritmo, y cuando penetraba fallaba. No era la Alicia Fernández del Mundial. Y en cinco minutos, los últimos, como lateral derecha ella que no es zurda, de un plumazo borró su mala imagen para ser la heroína del partido, porque en esa recta final marcó dos goles, sacó un penalti y provocó dos recuperaciones que al final cambiaron su imagen y clasifican a España. Fue la que se necesitaba para ganar un partido imposible a la República Checa que llegó a tener siete tantos de renta, y que con el triunfo echaba a las Guerreras del Europeo, pero con ese 27-24 (11-16) ya están en la siguiente ronda con un punto.

Posiblemente se hablará de la seguridad y eficacia de Camen Martín, autora de 12 goles, nueve desde los siete metros y sin fallo (Jennifer Gutiérrez y Nerea Pena fallaron uno cada uno), o de la garra de Nerea Pena cuando eran necesarios los tantos desde la primera línea, o de las carreras de Lara González para marcar desde la defensa, o de la aportación de Merche Castellanos en la portería en el tramo final, pero cuando el balón quemaba, cuando eran ataques a vida o muerte, que una jugadora que parece que está desaparecida resurja como hizo Alicia dignifican su actuación en un partido malo de las españolas..

Las Guerreras tienen el mérito de remontar, pero el demérito de tener que hacerlo de esa manera, apelando a la heroica, dando un paso al frente en una defensa inexistente en la primera parte. La lateral zurda Jerabkova llevaba de cabeza a las españolas, hundidas en el 6-0, y las extremos pasaban a cien por hora al lado de sus pares para sumar goles. España parecía in equipo juvenil, como un flan de nervios, y la República Checa un vendaval.

Mediada la segunda parte algunas, o todos, debieron recordar que soportar un apodo exigente y dieron ese paso imprescindible en la defensa. Durante 10 minutos las checas no marcaron. Del 11-16 al descanso, al final se veía la luz: 23-23 en el minuto 55. Entonces la ya poco esperada Alicia Fernández, en una primera línea con tres diestras al lado de Nerea y Carmen Campos, dejó en buen lugar la apuesta de Carlos Viver: falló un tiro cómodo, y de ahí, cuatro acciones de gol. Tiene mérito la gallega que sacó a las Guerreras del atolladero en una victoria que llegó cuando a los aficionados españoles ya no les quedaban uñas que comerse,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *