McIntyre y el enigma Sheamus

A Drew McIntyre no paran de crecerle los problemas. No está siendo un reinado fácil el que tiene tras ganar a Randy Orton y recuperar el cinturón que alzó por primera vez en WrestleMania. El escocés contaba con un aliado, Sheamus, pero irlandés acabó a golpes con él en el último episodio de Raw. Ambos habían formado equipo en una lucha en desventaja contra AJ Styles, The Miz y John Morrison, la cual se fue calentando toda la noche. Perdieron tras una patada errónea de Sheamus a Drew. El campeón se lo fue a recriminar en el backstage, empezaron a pelearse y mientras varios luchadores les animaban, Pat Buck intentó mediar. Ambos lo plancharon con la mesa y se fueron de la escena riéndose y juntos. ¿No hay problemas? ¿Es el principio del fin? Un enigma más para el reinado de Drew.

Quién parece haber encontrado una buena aliada es Asuka. La campeona femenina de Raw se está apoyando en Lana, quien ayudó a la japonesa a ganar a Shayna Baszler en un combate individual. Donde tampoco hay dudas con su relación es en el feudo que mantienen Randy Orton y Bray Wyatt. Ambos intercambiaron palabras al principio del show y Randy retó a Bray a una lucha al acabar Raw. No lo pidió con The Fiend, quién sabe que le espera en TLC (20 de diciembre). Se enfrentaron un la ‘Víbora’ dominaba, pero cuando iba a hacerle la cuenta definitiva apareció de la nada The Fiend y con una ‘Garra Mandibular’ dejó a Orton inconsciente.

Fue mala noche para Randy y tampoco fue buena para RETRIBUTION. Reckoning y Slapjack perdieron un duelo contra Dana Brooke y Ricochet. Tras sembrar el caos no acaba de arrancar la facción. Mejor les fue a Hurt Business, aunque con condicionantes. Shelton Benjamin perdió ante Kofi Kingston, quien terminó tocado, pero eso no le impidió aceptar el reto que a continuación le puso Cedric Alexander. Ahí sí, perdió. Sin ayudas venció Bobby Lashley a Jeff Hardy, quien tuvo que ser rescatado por Matt Riddle, ya que Lashley le ganó por sumisión y pese a que no sonó la campana no paró de apretar con su llave final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *