Sin Haaland pero primeros de grupo

Finalmente, el error de Mateu Lahoz no costó caro al Borussia Dortmund. Una semana después de verse desfavorecido por el colegiado español (señaló un penalti inexistente que supuso el empate del Lazio y le privó de sellar el pase a octavos como primeros del grupo F), un BVB plagado de bajas se impuso por 1-2 frente al Zenit y, de esta manera, terminó defendiendo el liderato ante el conjunto italiano. No fue la única buena noticia por parte del equipo borusser en Rusia: también debutó Moukoko en Champions, convirtiéndose, así, en el jugador más joven en estrenarse en la máxima competición continental con tan solo 16 años y 18 días. Superó a Babayaro, ex del Anderlecht ya retirado, que mantuvo el récord desde 1994 con 16 años y 86 días en el día de su aparición en la élite europea. Tiene pinta de dar mucho que hablar la promesa alemana de origen camerunés.

Eso sí, la noche no pintaba bien para el Borussia al inicio. Sin Meunier, Schmelzer, Delaney, Akanji, Guerreiro, Morey y el goleador Haaland, baja hasta 2021 por un desgarro muscular, Favre optó por la dupla Reus-Hazard en ataque, pero no acertó en su planteamiento. Salieron mermados los suyos y entregaron el esférico a los locales, que se aprovecharon del desconcierto en las filas del Dortmund para adelantarse al cuarto de hora de partido por medio de Driussi. Hazard fue el único en avisar al meta local Kerzhakov, por lo que Favre no se lo pensó dos veces y dio entrada al niño de oro, Moukoko, para convertirle en el cachorro de la Champions. Y las abejas fueron otras. Se lanzaron al ataque, acosaron y, en cuestión de diez minutos, dieron la vuelta al marcador gracias a los tantos de Piszczek y Witsel para pasar como líderes y maquillar una pobre actuación en el día histórico de Moukoko.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *