Chen, cinco meses después

Un aséptico Chen Yansheng protagonizaba un vídeo el 9 de julio de 2020, la mañana siguiente de perder en el Camp Nou (1-0) y de certificar el descenso a Segunda 26 años después, para lanzar un mensaje a los aficionados pericos. «La mayor responsabilidad del resultado deportivo es mía. Nos planteamos el año como un reto apasionante y hemos fracasado», comentó el presidente, quien, cinco meses y un día después, reaparece públicamente con el equipo segundo clasificado en LaLiga SmartBank y con una trayectoria firme hacia el ascenso directo.

La Junta General de Accionistas que se celebra hoy de manera telemática (12:00) certificará las dos caras de la temporada 2019-20 del Espanyol. Por un lado, la pésima gestión deportiva que provocó el descenso, pero por otro lado la robusta situación económica, que sitúa al Espanyol con un beneficio de 9,1 millones pese a la pandemia (estaba estipulado 20,7) y de un presupuesto para la temporada de 72,5 millones, el más alto en la historia en Segunda. La capitalización de lo que se le adeudaba a Chen provocó también que la deuda perica se redujese a 46,46 millones.

Chen abrirá el melón y presentará su informe. Aunque no es muy dado el propietario de Rastar a dar grandes titulares o a profundizar en sus pensamientos, sí romperá su silencio. La aprobación de las cuentas contará con un apoyo prácticamente unánime. El Espanyol se ha visto beneficiado por las ayudas de LaLiga, los derechos televisivos y sus 26 años en Primera de manera consecutiva, y sigue gozando de una salud económica de hierro, un sueño antes de la llegada del presidente.

La temporada anterior se cerró con unos ingresos récord de 135 millones de euros. La venta de Borja Iglesias al Betis por 28,1 millones, la participación europea, que generó 13,4, o el apartado comercial, que también deparó 13,27, ayudaron a multiplicar esta partida. El impacto del mercado de invierno, donde el Espanyol se gastó 42,5 millones, tampoco afectó a la economía a corto plazo, aunque todo dependerá del ascenso de categoría el primer año para poder amortizar contratos leoninos como el de Raúl de Tomás.

El club también dará a conocer otros aspectos económicos que hacen referencia a partidas menos cuantiosas pero igual de importantes, como el ERTE que realizó a los empleados, los fondos de inversión que han ido reforzando la tesorería del club o aspectos más propios de la gestión y la pérdida de ingresos debido a los abonos. En el área social es donde dispararán la mayoría de los accionistas que pidan turno de palabra. Una tradición que podría también menguar, teniendo en cuenta de que se quiere aprobar que solo puedan hacer sus ruegos y preguntas los que tengan más de 100 acciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *