Honda defiende el título

«Las anteriores ediciones fueron bastantes frustrantes y ganar el Dakar este año fue muy importante para Honda». Joan Barreda resume a la perfección en una frase el alivio que sintieron en la marca del ala dorada al llevarse la victoria en el último Dakar con Brabec, para el estadounidense el que más, claro, pero también para todo el equipo. 31 años sin ganar en el desierto se hicieron eternos y por eso celebraron tanto el éxito… y ahora están preparados para defenderlo con el mismo cuarteto: Barreda, Brabec, Kevin Benavides y Cornejo.

«Estoy emocionado, un Dakar más», dice el castellonense, principal representante español en motos, desde Marruecos, donde prepara su undécimo Dakar. Es el más veterano de su equipo, pero eso no significa que se libre de esos nervios previos a la prueba: «Cuando llega el último mes antes del Dakar empiezas a sentir nervios, pero eso es bueno, significa que está cerca. Un Dakar siempre es difícil, pero tenemos mucho potencial y, finalmente, estoy en una buena condición física, no como en los últimos años en los que tuve algunos problemas físicos, y seguro que será un buen año».

Que esté en plena forma es la mejor noticia, porque ese ha sido su hándicap las últimas veces (este año se fisuró una costilla una semana antes de empezar y acabó séptimo) y, además, la falta de competición para todos igualará las cosas: «Puede ser que a alguno se le note la diferencia al haber menos carreras, pero todos hemos corrido poco y supongo que será muy similar para todos». Él confía en su experiencia y en su moto, que han podido desarrollar poco («algo en potencia, suspensión…»), pero que es «buena en todos los terrenos».

Los compañeros del español

Barreda será un arma importante para Honda, como siempre, pero será Brabec quien defienda el título. «Es más difícil defenderlo que ganarlo por primera vez. No tengo una estrategia clara, solo ir día a día y estar sano», dice el californiano durante la rueda de prensa telemática con motivo de la presentación de 2021 de Honda, en la que hace especial hincapié en una de las claves para ir bien, «cuidar los neumáticos». Sólo contarán con seis traseros y es algo que considera «patético»: «No me gustan las reglas, son más peligrosas y esa es la peor que se ha hecho en el Dakar, es horrible».

«Nunca dejaremos de acelerar, piensan que lo haremos, pero no. No lo veo como una buena regla de seguridad», añade Benavides al respecto, y Cornejo señala lo difícil que será porque «hay etapas largas en las que los neumáticos llegan casi muertos». Sobre su motivación, el argentino dice tener «confianza» y más tras ganar en Andalucía: «Fue muy importante para mí, mi sueño es ganar el Dakar». «Quedé cuarto en el último y me gustaría mejorarlo, solo quedan tres plazas…», avisa el chileno. Los cuatro, juntos, intentarán defender la corona que tanto costó lograr a Honda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *