La afición del Celta le da la espalda a Carlos Mouriño

La polémica levantada a mediados de noviembre por la presentación de la campaña de abonados del Celta ya auguraba unos malos resultados, pero seguro que ni el propio presidente, Carlos Mouriño, se imaginaba unos datos tan paupérrimos. Y es que en el primer mes de la campaña únicamente han renovado su carné cinco mil socios, lo que supone poco más del 20% de la masa social que tenía el conjunto olívico (22.000 abonados).

La campaña de abonados lanzada por el Celta consiste en pagar 50 euros para conservar la butaca y la antigüedad únicamente, advirtiendo en la presentación que quien no abone esa cantidad perderá su número de socio, algo que ha irritado profundamente a la mayor parte de la afición, que se ha tomado esta campaña como un chantaje.

Tal fue el enfado que la Federación de Peñas envió un escrito al club criticando profundamente su decisión y pidiendo a Mouriño una rectificación. De momento, nadie del club se ha pronunciado al respecto y el máximo dirigente, como en él es habitual, guarda silencio. Por ahora, casi el 80% de los socios no han renovado su carné y la única iniciativa del club es mandar cartas por correo avisándoles de que si no abonan esos 50 euros perderán la antigüedad que llevan años acumulando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *