La defensa y Slavic rescatan al Ademar de la espesura

Abanca Ademar sumó un triunfo solo con el brillo defensivo y de su guardameta Slavic, que frenó a un Cangas voluntarioso, con un plan que le salió a la perfección pero al que le faltó la calidad suficiente para haber sorprendido a los leoneses que ofrecieron su partido más discreto pese a la victoria.

Empezó al ralentí el equipo local quizá buscando dosificar esfuerzos en un ritmo que le iba como anillo al dedo a su rival ante la falta de lanzamiento exterior de los ademaristas que solo sacaban provecho de las penas máximas.

El partido caminaba igualado hasta que lo despertó Natán Suárez con un par de acciones marca de la casa que fueron la antesala del despegue de Ademar con un parcial de 4-0 propiciado también por unos minutos de mejor defensa.

Sin embargo, en solo tres minutos, fruto de errores propios y en acciones a puerta vacía alguna, junto a la habilidad de Menduiña los gallegos enjugaron la desventaja tras la desconexión local que se quedaba los últimos siete minutos antes del descanso sin anotar (12-12) recordando a las peores versiones de esta temporada del equipo de Manolo Cadenas.

La segunda mitad quedó marcada ya desde el inicio por las intervenciones de un Dino Slavic inconmensurable, junto a las acciones al contragolpe que dinamitaron por unos instantes la estrategia gallega de su juego pausado, con la entrada como novedad del veterano Alan Muratovic.

Pero la espesura del juego de ataque leonés continuaba sin lanzamiento exterior y sin encontrar en ningún momento al pivote, por lo que vivía de las acciones individuales y el dinamismo que pudiera imprimir Natán Suárez.

En el lado gallego la falta de ideas después de chocarse ante Slavic se hacía más notoria con tan solo dos goles en quince minutos (18-14) que obligaban a Nacho Moyano a solicitar un tiempo muerto para intentar reengancharse al partido.

En ello le facilitó la tarea un Ademar errático hasta la extenuación, lento, acelerado cuando no convenía y, en suma, contagiado del ritmo que le servía al Cangas para mantener vivas sus opciones.

El chileno Erwin Feutchman se encargó de certificar con varias acciones en penetración una victoria más sufrida de lo esperado por la clasificación de ambos equipos, antes de que Ademar dispute el sábado, de nuevo en su pista, el duelo autonómico ante un peligroso Atlético Valladolid Recoletas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *