«Me hizo gracia cuando leí que me llamaban Verdunbauer»

Gonzalo Verdú (Cartagena, 1988) es una de las revelaciones de la temporada en Primera. El central del Elche es de los supervivientes de la etapa del club en Segunda División B y parece que lleve toda la vida jugando en la máxima categoría. Atraviesa el mejor momento de su carrera. Además, admite que Jorge Almirón ha dado con la tecla y desvela que el técnico argentino todavía tiene mucho que ofrecer en el Elche. El capitán franjiverde se sincera en AS de su estado de forma, de Almirón, del futuro del Elche…

Estreno a lo grande en Primera División. Diez partidos completos y un pilar en defensa. ¿Cómo lo vive?

Es la recompensa a muchos años de trabajo con ilusión y ganas. Me estoy sintiendo cómodo y con la confianza del míster. Todo está saliendo a pedir de boca. En lo colectivo, también. Estamos compitiendo perfectamente a pesar del poco tiempo que tuvimos de preparación. El margen de mejora de este Elche es aún muy grande. La actitud, el compromiso y la competitividad van a ser fundamentales para lograr el objetivo de la permanencia.

El Elche es una de las revelaciones por su buen inicio, a pesar de no haber hecho una buena preparación. ¿Se cae el mito de las pretemporadas?

Hay que adaptarse a cada situación. Empezamos a marchas forzadas porque cuando se inició la competición, otros equipos llevaban mucho tiempo de rodaje. Se está trabajando muy bien en el día a día. Nos hemos esforzado sin buscar excusas con la intención de prepararnos a conciencia. Ahora estamos teniendo más tiempo para mejorar en lo físico y en lo táctico.

Las pretemporadas en el fútbol, a diferencia de otros deportes, se justifican porque el jugador desconecta más que en otras disciplinas. ¿Lo comparte? ¿Cree que puede pasar factura a final de temporada?

Quizá eso era antes. No tiene por qué perjudicar. Contamos con un cuerpo técnico tremendo, que cuida cada detalle. Está habiendo algún lesionado, pero nada fuera de lo normal. Son los típicos problemas del fútbol. No tuvimos tiempo ni para perder la forma. Terminó la temporada y desconectamos, aunque todos estábamos con ganas de volver y afrontar el reto de Primera. Hubo tiempo suficiente para recuperarnos de la sobrecarga del calendarios y de las molestias, si es que las había.

¿Cómo es Almirón?

Es un tipo muy cercano y un gran entrenador. Tiene ideas buenísimas de fútbol. Sólo hemos visto el 10% de lo que es en realidad por lo que he podido hablar con él. Personalmente, me está ofreciendo toda su confianza. Su manera de entender el fútbol me viene muy bien.

¿Y cuál es esa forma de ver el fútbol?

Es un entrenador que tiene muy presente el juego ofensivo. Desde el primer día puso de manifiesto lo que quería. Siempre intenta jugar desde atrás, aunque en ocasiones dé la sensación de que arriesgamos en exceso. Quiere que seamos valientes porque confía en lo que hace. Con este estilo ha tenido éxitos en la mayoría de equipos en los que ha estado, siendo campeón en muchos clubes. Sus números le avalan.

Sin embargo, el Elche destaca más por su armado defensivo que por su llegada…

El Villarreal es un equipo que te concede poco. Es muy bueno en las vigilancias. Cuando salíamos de la primera línea de presión, que es lo más complicado, perdíamos balones fáciles después de haber arriesgado atrás. Sin balón, el desgaste es más alto y eso hace que estés menos fino. Cuando llegamos, lo hacemos con garantías y con buenas ocasiones.

Hablando del desgaste y la frescura, hay debate sobre las pocas sustituciones que Almirón hace durante los partidos. ¿Qué opina?

Cambios está haciendo todas las semanas. Llevamos diez partidos y aún no hemos repetido alineación. Eso quiere decir que todo el mundo debe estar enchufado. Durante el encuentro se debe decidir si buscar un revulsivo o aguantar con lo que tienes, si estás jugando bien. Almirón está aquí para tomar sus decisiones. No creo que nadie se desconecte porque en cualquier momento te puede tocar jugar.

Como capitán, ¿qué le parece la situación que está viviendo Nino?

Le conozco muy bien de años atrás. No debe ser fácil para Nino, pese a que tenga 40 años, porque es un ganador y quiere disfrutar de su Elche en Primera. No está siendo un buen año para él porque seguro que le encantaría tener más minutos, como a todos los jugadores, pero Nino es importante esté dentro o fuera del campo.

En lo personal, le llaman káiser, comandante, capitán… ¿Con qué apodo se queda?

Me gusta que me llamen por mi nombre: Gonzalo. Los motes se los dejo a la gente. Eso sí, me hizo mucha gracia cuando leí que me decían Verdunbauer.

Le llega su mejor momento a los 32 años. ¿Esperaba vivirlo así?

A este nivel y como está siendo, la verdad es que no. Siempre piensas e imaginas situaciones, sin perder la esperanza. He soñado mucho tiempo con llegar a Primera. La mayoría de mis años en la elite han sido con equipos de Segunda B y es difícil que alguien te dé una oportunidad. Por eso, el camino más fácil era ascender con tu equipo, como así ha sido. Fichar por el Elche, después de su descenso a Segunda B, era arriesgado porque existía la presión de subir de inmediato. Sin embargo, he disfrutado de todas las categorías con el Elche y ahora tenemos el merecido premio de estar en Primera. Y que dure mucho tiempo.

Hay seis compañeros argentinos en el vestuario, el cuerpo técnico, la propiedad… ¿Cómo se llevan?

Con normalidad. He estado en otros equipos, incluso en Segunda B, con más nacionalidades que en el Elche. Aquí estamos para lo mismo, todos somos profesionales. No hay bandos, estamos bien relacionados. El grupo es tremendo, muy noble. Se echa de menos el ambiente del vestuario por la situación del covid, pero todo volverá a la normalidad.

¿Y qué tal con Bragarnik?

Esta temporada hemos podido reunirnos un par de veces con él. La campaña anterior lo hicimos menos porque le pilló la pandemia en Argentina, pero tuvimos varias reuniones telemáticas. En persona gana mucho y la relación es muy buena. Le notamos como alguien cercano que cuida todos los detalles, señal de club grande.

Ahora que está fuera, ¿mantienen ese contacto?

Pude hablar con él cuando sucedió lo de Maradona. El canal con él es cercano porque está muy pendiente de que no nos falte de nada.

¿Qué partido espera ante el Granada?

Tendrán poco tiempo para preparar este encuentro porque tienen Europa League. Vienen de hacer una temporada espectacular y cuentan con una plantilla compensada y un entrenador que trabaja muy bien al equipo. Disponen de jugadores suficientes para afrontar con garantías las dos competiciones. Debemos estar alertas.

Más aún con Molina…

Es un delantero muy difícil de marcar. Se mueve de maravilla en todo el campo y, especialmente, en el área.

¿Mantendrá el Elche el estilo que mostró ante el Villarreal?

Lo mejor es la variedad de los sistemas, manteniendo la esencia. La riqueza de esta plantilla es la polivalencia. Fidel hizo muy bien de volante, como antes brilló en banda, de carrilero o de lateral. Eso da muchas alternativas al entrenador. Nos sentimos cómodos con un pivote y dos volantes (Fidel y Raúl Guti).

¿Qué siente un profesional que se estrena en Primera con todos los estadios vacíos?

Es complicado. Con el paso del tiempo, te vas acostumbrado. Ya llevamos muchos partidos seguidos sin público, pero es muy triste. Estamos deseando que entre gente, aunque sea poco a poco. Aquel fútbol con las gradas llenas parece que queda muy lejano. A ver si para el año que viene empieza a entrar el flujo de gente para disfrutar de la Primera.

Y si no, que sea la temporada siguiente, buena señal sería…

Sí, ya lo dijo Álvaro Cervera: es nuestra responsabilidad al 100% disfrutar de otro año en la máxima categoría.

¿Y qué le deparará el futuro al Elche?

Lo más importante es asentarte en Primera. Es la base de cualquier reto futuro. Es muy importante salvar la categoría y que el club siga creciendo porque se están haciendo muy bien las cosas. La temporada que viene se podría aspirar a algo más. Yo, personalmente, lo estoy disfrutando muchísimo.

Se habla de la sorpresa de Verdú o de Badía, pero ¿qué jugador le tiene ganado en el vestuario?

Siento debilidad especial por Jony Álamo. Cuenta con unas condiciones tremendas como ya demostró la temporada anterior. Es muy joven, pero va a ser muy importante en el Elche del futuro. Lo tiene todo para triunfar. Los nuevos compañeros son extraordinarios. Me ha sorprendido la irrupción de Tete Morente. Me había enfrentado a él, pero ahora le veo un futbolista más completo, dando el nivel en Primera con goles y asistencias. Su proyección es tremenda para la edad que tiene (24 años).

Por último, ¿prevé una permanencia plácida un final de temporada?

La Liga va a mantener la tónica con la que ha comenzado. Todo está muy ajustado y es una de las competiciones más igualadas del mundo. Así será hasta el final. Debemos centrarnos en competir como hasta ahora. Este buen trabajo nos dará muchos puntos para lograr el objetivo de salvarnos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *