Un misil de Bale clasifica al Tottenham como líder

Vaya por delante que quien empujó el balón al fondo de la red fue Carlos Vinícius y no Gareth Bale, pero negarle al galés la salvajada de disparo previo sería un crimen. Un misil desde casi 40 metros de distancia que solo pudieron repeler entre la madera y la mano más espectacular que pudo sacar el portero del Amberes para que el balón quedase muerto a los pies del brasileño. Qué rabia da, cuando pasan cosas como las de este jueves, ver que un jugador que tenía cualidades para ser leyenda se ha quedado en un gran futbolista.

El tanto, además, sirvió para encarrilar la clasificación de los suyos como primeros de grupo. Mourinho tenía toda la razón. A este equipo le faltaba motivación en la Europa League, y este jueves, ante los belgas, con quienes se jugaban en esta mini final pasar como cabezas del grupo, ganaron en cuanto les dio la gana y sin tener que echar mano de los titulares.

De hecho, en el descanso, y a pesar de seguir con un 0-0 que no les valía, Mou dio descanso a Reguilón. Una vez que se adelantaron, y con la entrada de Son, Moura y Kane, el Amberes ya sí que se vio incapaz totalmente, y una asociación del delantero inglés con el medio argentino culminó en el definitivo 2-0.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *