La reunión de 175 directivos que provocó más de 300.000 contagios

Desde que comenzó la pandemia, se ha podido comprobar que la velocidad de expansión de la COVID-19 es extrema. Los eventos multitudinarios pueden ser un gran peligro, tal y como ocurrió en una reunión de 175 directivos de la compañía biotecnológica Biogen.

Estos se concentraron en el hotel Marriott Long Wharf de Boston durante el pasado 26 y 27 de febrero. Aunque el virus se expandía por China, en Estados Unidos sólo había 30 casos positivos de la enfermedad, lo que motivó a la citada empresa a seguir adelante con su cita programada.

Más de 300.000 contagios

Ahora, un estudio publicado en la revista Science, ha estimado que esta reunión (lo que algunos expertos denominan como «eventos de superpropagación») pudo contagiar a más de 330.000 personas solamente en el país norteamericano, tal y como ha informado NIUS.

Durante el evento, los ejecutivos se saludaron con la mano tras meses sin verse, y posteriormente acudieron a una cena buffet y cóctel. En estas dos jornadas, no dejaron de hablar y comer todos juntos, sin guardar distancia de seguridad y en espacios cerrados, lo que aumenta el riesgo de contagio.

Primeros síntomas

Después de terminar el congreso, los directivos volvieron a sus oficinas, que estaban repartidas por todo Estados Unidos y otros puntos del planeta. La gran mayoría no sabía que habían contraído el virus, aunque algunos comenzaron a sufrir ese fin de semana los primeros síntomas.

El lunes siguiente, el director médico de Biogen, envió un correo electrónico para informar que algunos de los asistentes se habían puesto enfermos y les solicitaba contactar con su facultativo si se encontraban mal.

En busca de un antecesor común

Este nuevo estudio ha determinado que los 100 casos de contagios directos vinculados a este evento se expandieron por la ciudad y otros estados, y se estimó que alcanzó 330.000 infecciones. Después de realizar un análisis filogenético, se reconstruyó la genealogía de las variantes del patógeno hasta encontrar un antecesor común.

«Los datos genéticos revelan que el impacto de la reunión de Boston fue mucho mayor que los aproximadamente 100 casos directamente asociados con el evento. Hasta el 1 de noviembre de 2020, estimamos que un total de 245.000 casos marcados con la variante C2416T del genoma y 88.000 casos marcados con la variante G26233T están vinculados a la reunión de Boston», aseguraron los investigadores.

La variante C2416T pudo entrar en el área de Boston alrededor del 14 de febrero, pero se propagó sustancialmente a partir de la reunión de Biogen. Asimismo, se detectó su presencia en otros 29 estados de Estados Unidos. Por su parte, la variante C26233T se halló en otros 18 estados y en países como Australia, Suecia y Eslovaquia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *