¿Por qué viste el Madrid de blanco y el Atleti de rojiblanco?

Los equipos de fútbol tienen señas de identidad que forman parte de su ADN, pero hay una que destaca por encima de todas, el color de la indumentaria. Nadie duda que el Real Madrid vestirá de blanco y el Atlético de Madrid de rojiblanco en el Derbi de este sábado (21:00 horas, Movistar LaLiga). Los escudos son más complicados de reproducir y factibles de cambiar con el paso del tiempo, modernizarse, pero no así la paleta de colores de la camiseta principal. Sin embargo, ¿sabemos a qué se debe la elección? Dos equipos ingleses tienen la culpa.

El Real Madrid, de la mano de los ‘Globetrotters’ del fútbol

Cuando uno piensa en los Harlem Globetrotters piensa en espectáculo. El equipo amateur por antonomasia ha hecho las delicias de aficionados, les gustase el baloncesto o no, a lo largo de los años. Pues bien, a finales del siglo XIX había un equipo comparable que hacía uso del balón de fútbol en lugar de la pelota de basket: el Corinthian londinense. No confundir con el Corinthians brasileño, club que, por cierto, se fundó tras una gira de estos por Brasil a principio del siglo XX. Su indumentaria blanca inmaculada es la que inspiró al Real Madrid a la hora de elegir la suya propia.

El conjunto británico tiranizó el fútbol amateur hace más de cien años. Se negó a formar parte del profesionalismo y humilló a los equipos más grandes de la época, como el Blackburn Rovers, a quien trituró en 1884 (8-1) poco después de que estos ganasen la liga. El Manchester United, aunque en Segunda por aquel entonces, sufrió su mayor derrota hasta la fecha (10-3) a manos del Corinthian. Con el paso del tiempo terminó profesionalizándose y acabó fusionado con el Casuals FC. El Corinthian-Casuals FC sigue existiendo hoy en día, pero en categorías muy alejadas a las que hubiera ocupado a principios del siglo pasado. Sin embargo, su legado acompaña a dos grandes clubes como el Madrid y el Corinthians.

Atleti, de Blackburn a Southampton

El caso del Atleti es diferente y va ligada al Athletic Club, en un principio. En 1903, un grupo de estudiantes vascos fundaron un equipo que haría las veces del Athletic, el de Bilbao, ya fundado y uno de los clubes más importantes del momento. Ese Athletic Club Sucursal de Madrid haría las veces de filial en sus comienzos (en 1921 se consumaría la independencia de los madrileños), adoptando la indumentaria original de estos. Camiseta a dos franjas, una azul y otra blanca, en honor al Blackburn Rovers, equipo preponderante de la época (ese al que trituró el Corinthian, por cierto). En 1909 llegó el viaje que lo cambió todo.

El presidente del Athletic mandó a uno de sus jugadores, Juan Elorduy, comprar nuevas equipaciones en un viaje a Inglaterra. Necesitaba 50 y en Blackburn no había suficientes. Así, en Southampton, ciudad portuaria desde donde iba a volver con las manos vacías, se arriesgó. Ante la imposibilidad de hacerse con el encargo correcto, decidió comprar 50 camisetas del Southampton, equipo local que vestía de rojiblanco. A su vuelta, la idea fue acogida con agrado y el 9 de enero de 1910, el Athletic estrenó su nueva equipación. Un año después, el Atleti tomaría el relevo y el 22 de enero de 1911 se enfundarían oficialmente su primera elástica rojiblanca, colores sin los que no se entendería a los colchoneros hoy en día. Apodo, este último, debido a que los colchones de antaño lucían franjas rojas y blancas. Un mote que, de haber encontrado Juan Elorduy suficientes camisetas del Blackburn Rovers, jamás hubiera existido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *