Una victoria más necesaria que nunca

Es, otra vez, un partido clave el de esta noche ante Osasuna. Perder le dejaría al Real Valladolid con una cornada de tres dimensiones y le mandaría directamente a quirófano. El empate sería un nuevo paso atrás. Otra oportunidad perdida. Tras perder con Eibar y Alavés y empatar con Real Sociedad, Celta y Levante, otro pinchazo ante un rival que llega en descenso, en crisis y que es rival directo por no bajar, sería muy duro de aceptar. Por tanto, dadas las circunstancias, agravadas con el calendario que le espera de inmediato al conjunto de Sergio, lo único que vale a estas horas es pensar en un triunfo que permita ver el vaso medio lleno. Ganar a los rojillos es adelantarles, superar al Levante que juega con el Barcelona, meter presión al Huesca que puede quedar descolgado, firmar una muy buena racha de resultados con tres victorias, un empate y la derrota de Madrid. Ganar hoy es respirar antes de jugar con Sevilla y Barcelona y jugar fuera con Cádiz y Getafe, es seguir en la lucha, dar síntomas de consolidar la reacción. Por eso creo que ganar hoy es más necesario que nunca. Algún “erudito” de este deporte dirá que el título de este artículo es un tópico muy usado. Seguramente, pero los tópicos del fútbol, las frases recurrentes, si están ahí, es porque casi siempre son verdad.

Espero y deseo que las nuevas y espectaculares luces de Zorrilla y que ayer presentó el club puedan iluminar esta noche a Sergio González y a sus futbolistas. Es de esos partidos que hay que jugar con un plus de intensidad, pero sin caer en el descontrol. Queda mucha Liga, es verdad, pero se han desperdiciado ya demasiadas balas y hay que empezar a apuntar mejor, a no fallar. La duda de Guardiola parece abrir la posibilidad de que Marcos André juegue solo en punta y que el técnico local recurra al trivote con Roque Mesa más adelantado. Osasuna apunta a un descarado ataque con Calleri y Budimir. Cuidado con los navarros. Vienen mal, tocados y con bajas, pero son especialistas, con Arrasate incluido, en sacar puntos de Valladolid.

Y otra vez en noche de viernes, con la nueva iluminación, sencillamente espectacular y con Ronaldo en el palco, como a todos nos gusta, jugadores incluidos. La figura del presidente es fundamental ahora en el aspecto anímico para aportar fortaleza al grupo. Y quiero felicitar al club por el esfuerzo permanente que está haciendo en mejorar las instalaciones de Zorrilla. Un esfuerzo humano y económico inversamente proporcional al que no hace el Ayuntamiento, propietario del recinto. Zorrilla por dentro empieza a ser un escenario bonito y moderno. La mejora de las instalaciones, buscando la comodidad de los deportistas y la funcionalidad es hacer crecer al club. Es cierto que si la pelota no entra todo parece venirse abajo, pero un club de fútbol tiene que tener algo más que el resultado del fin de semana. Ronaldo está liderando esa mejora, ese cambio para bien que tanta falta hacía y que en su momento Carlos Suárez no pudo realizar porque lo primero era la supervivencia del club y poder pagar las nóminas. Pero el Ayuntamiento, desde hace décadas, no ha hecho nada por mejorar un estadio municipal. Ni dentro ni fuera. Es lamentable la imagen que los exteriores de Zorrilla aportan a todo aquel que circula por allí. Por no hablar de los accesos, sencillamente abandonados. Y es una pena. Ha llegado el momento de que la ciudad, el alcalde, den un paso adelante y adecenten la parte exterior de Zorrilla. El esfuerzo del club lo requiere. No se pide que pinten las calles de alrededor como las del centro, simplemente que se haga lo que se tiene que hacer. Lo que hace tanto había que haber hecho para corresponder al esfuerzo que el club realiza por una instalación, que disfruta, sí, para disfrute también de muchos vallisoletanos, pero que no es suya, no lo olvidemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *